Compartir

Familias originarias que residen en las comunidades de Vaca Perdida y La Mocha fueron nuevamente beneficiadas a través de controles médicos y nutricionales, complementados con exámenes de enfermería.

Según explicaron desde el equipo de salud interviniente, “Según lo dispone el ministro José Luis Décima, se realizan estos operativos que son planificados y que vamos realizando en distintos lugares según un cronograma establecido. Esto alcanza a pacientes de todas las edades: bebés, niños, adultos y también mujeres embarazadas a quienes se ofrecieron las evaluaciones prenatales de rutina. El objetivo de la extensa jornada fue que los vecinos estén al día con sus controles de salud y fortalecer el trabajo diario que desempeña el personal de salud en ambos lugares.

Los operativos sanitarios consecutivos fueron llevados a cabo por un equipo  del hospital distrital de Ingeniero Juárez que sumó una nueva recorrida en  su área de responsabilidad con la llegada a las nombradas comunidades originarias, donde concretaron un trabajo mancomunado con sus colegas locales para ampliar las atenciones a las familias.

Las prestaciones y servicios dispensados fueron destinados a la población en general, pero “como es habitual en cada visita” –comentaron- “el hincapié es puesto en  el control de niños, embarazadas y adultos mayores”, agregaron los organizadores.

Según los detalles mencionados, las consultas incluyeron: mediciones de tensión arterial y glucemia, control del peso y del estado nutricional general. “Esto es minucioso en los niños porque hacemos un estricto seguimiento de su crecimiento y desarrollo; también en las embarazadas para chequear cómo evoluciona el crecimiento del bebé en la panza y el estado de salud del binomio madre – hijo”, explicaron.

Los niños recibieron exámenes antropométricos (peso, altura y talla), y otra serie de controles pediátricos determinados para cada edad. Asimismo fueron actualizados sus carnets de vacunas con la aplicación de las dosis faltantes “poniendo especial atención a las vacunas HPV (Virus del Papiloma Humano) en niñas y varones de 11 años”, puntualizaron los responsables del servicio de vacunación.

El trabajo contempló igualmente atenciones odontológicas, acompañadas de consejos para cuidar la salud en general y mantener en buenas condiciones los dientes y la boca. Entre estos especificaron: consumo diario de alimentos sanos ricos en nutrientes, higiene y cepillado correcto luego de cada comida, consulta al odontólogo “al menos dos veces al año para detectar a tiempo caries y otras enfermedades dentales. Esto permite realizar oportunamente el tratamiento adecuado y así evitar la pérdida de piezas dentarias y otros afecciones que con el tiempo pueden comprometer la salud bucodental seriamente”, acentuaron.

Entretanto fueron entregados medicamentos recetados por los profesionales de forma gratuita, más suplementos nutricionales y cajas de leche a embarazadas y niños.