Compartir

Desde la Defensoría del Pueblo, se insitio en el pedido en cuanto a la necesidad de una tarifa eléctrica diferenciada para la región NEA, donde se encuentra Formosa.

Se aclaró que ante “el cuadro tarifario que los usuarios de energía eléctrica terminamos abonando tiene tres componentes: uno de competencia nacional, el cual viene siendo modificado de manera abusiva por la esfera competente, ya que el costo de adquisición de la energía en el mercado eléctrico mayorista tal como lo ha autorizado el Gobierno Nacional, y donde todas las distribuidoras eléctricas provinciales tienen que comprar a Cammesa; el componente provincial, que es el valor agregado de distribución y que es de competencia exclusivamente local, y a eso hay que sumarle los impuestos nacionales y provinciales que agravan los dos antes mencionados”.

Es por ello que el Ombudsman José Leonardo Gialluca denunció que “el tarifazo energético decidido desde Nación, posee una irresponsabilidad social nunca vista y de total abandono hacia las provincias del Norte Grande, principalmente el NEA, donde a pesar de ser electrodependientes y tener realidades geográficas, sociales y económicas que permitirían haber ya autorizado y puesto en aplicación una Tarifa Regional Diferenciada, la cual está siendo negada arbitrariamente desde Nación, debemos sumar  que la emergencia energética no autoriza a que no se tenga en cuenta además que cuando aumentan las tarifas, también se incrementan los productos de la Canasta Básica Alimentaria, bienes y servicios y se continua elevando la inflación”.

Señalo el funcionario provincial que “hay ciertos diputados que ante esta situación no deberían distorsionar la información y sincerarse en el sentido de que la política pública que busca el Estado Nacional es la eliminación total de todo tipo de subsidio para los usuarios y mantener los beneficios para las grandes empresas monopólicas generadoras y transportistas de energía”.

Gialluca dijo que cuando se establece un aumento, el mismo se inicia con un proceso de revisiones y así tuvimos que en la Argentina antes de enero del corriente año el valor del megavatio era de $83, pasando en enero de 2017 a $320 y por decisión de Nación, el 1º de febrero se desdoblo otro aumento donde el valor del megavatio fue llevado a $400 y en el mes de marzo, ya se ha establecido que tendrá otro aumento para llegar a $640. Eso es lo que viene sucediendo y lamentó que luego todos esos valores se pasan directamente a los usuarios porque la Distribuidora REFSA, compra la energía al mercado mayorista y transfiere ese monto automáticamente al usuario final y los usuarios comerciales lo pasan a las mercaderías y servicios que adquirimos los consumidores, generando  un profundo deterioro en nuestra comunidad, pues a ello hay que sumarles los incrementos de combustibles, prepagas, medicamentos con lo cual en la realidad, “no hay salario que alcance y menos si se pretende un aumento de los mismos del 18%”.