Compartir

Tras la fuerte tormenta que azotó a la provincia el pasado sábado, en la localidad de Riacho He Hé se trabaja a destajo para restablecer el servicio eléctrico en las doce colonias de la jurisdicción, ya que hubo al menos unos 70 postes de luz caídos.

Así lo confirmó el jefe comunal Rubén Solalinde, quien en contacto con AGENFOR estimó que la reposición total de los postes y cables demandará al menos unos tres días, por lo que el servicio se irá restableciendo por etapas.

En ese contexto, informó que “en estos momentos está llegando un refuerzo de personal de REFSA Electricidad de la ciudad de Formosa, enviado por el gerente Benjamín Villalba, a quien le agradezco su predisposición. Además, nos ha enviado una grúa para reforzar los trabajos, así que en las doce colonias que dependen de nuestra jurisdicción ya se empieza a trabajar” desde horas muy tempranas de este lunes.

En tanto, indicó que en el casco céntrico el servicio eléctrico se logró restituir por completo el domingo por la noche.

Según un relevamiento realizado por la comuna, el intendente riachense detalló que el paso de la tormenta dejó gran cantidad de árboles y ramas caídas y unos 70 postes de luz fueron afectados en toda la jurisdicción; mientras que en el casco céntrico destruyó entre 40 a 50 equipos lumínicos y el 50% de las luces LED de la plaza.

Asimismo, se registraron nueve casas dañadas, de ellas dos familias tuvieron que dejar su hogar para trasladarse a otro lugar; pero subrayó que no hubo ninguna persona lesionada.

Añadió que Riacho al ser una localidad con una amplia jurisdicción con doce colonias, se sigue haciendo el relevamiento de los daños, que luego se elevará a Defensa Civil.

Rubén Solalinde además expresó su agradecimiento hacia el gobernador Gildo Insfrán, “por la inmediata respuesta de todos los organismos del Estado, así como del diputado Carlos Hugo Insfrán” ante esta situación de emergencia; y por supuesto no olvidó mencionar a nivel local el incansable trabajo de los compañeros municipales, quienes desde el sábado a la noche, se encuentran trabajando acompañados por la Policía, del SPAP local, de Refsa y Vialidad Provincial, para solucionar todos los inconvenientes.  

A ellos, agregó también el apoyo de voluntarios y vecinos que colaboran con las tareas.

Por último, destacó que la lluvia significó una bendición especialmente para la producción: “Cayeron 110 milímetros de agua que sirvió para aplacar las necesidades tanto para el uso humano como para la cosecha de los distintos cultivos de la zona”.