Compartir

En el transcurso del presente año, desde la Defensoría del Pueblo se proyectó con diferentes grupos de vecinos, tanto del Bº San Isidro Labrador, Divino Niño, Ex La Colonia, La Floresta, Fontana, y San Martín, entre otros, al haberse concretado una reunión con los mismos durante el corriente mes, a trabajar en la concientización hacia toda la Comunidad sobre la gravedad que ocasionan los “ruidos molestos” y como bien consideraron los vecinos esta es una causa que vienen padeciendo desde hace tiempo y que en algunos casos es ocasionado por eventos en clubes, o sedes sociales, gremios, fiestas no autorizadas en casas de familia, o la reproducción de música por mero esparcimiento a volúmenes elevados sobre todo en días laborales y en horarios de descanso, lo que afecta la calidad de vida para “tornarse ya no en ruidos molestos sino en ruidos agresivos”.

El Ombudsman Provincial, Dr. José Leonardo Gialluca, recogió las quejas de estos vecinos, que a causa de los ruidos molestos, vienen siendo perjudicados en su salud y actualmente están siendo tratados por estados de nerviosismo, ansiedad, depresión, lo que ha afectado su bienestar psicofísico y en otros casos han llegado a tener fuertes diferencias con vecinos o instituciones que no respetan las normativas vigentes en esta materia. Gialluca les expreso a los antes citados, que se prosiguiera con las causas que ya están tramitando por ante los Juzgados de Paz y acordaron para el mes de febrero una convocatoria más ampliada, con integrantes de Bromatología de la Municipalidad, Fuerzas de Seguridad, Cuerpo de Bomberos y otros Organismos con competencia en la materia y así lograr una agenda de trabajo que permita neutralizar estas diferentes cuestiones planteadas.

A su turno el Representante de la Defensoría del Pueblo de Nación, Dr. Julio Néstor Santander, expreso que en todos los casos se iniciarán las acciones para hacer cumplir a quienes trasgredan  las Ordenanzas que tienen por objetivo dentro del ejido municipal, prohibir que se produzcan o estimulen ruidos innecesarios y/o excesivos , cualquiera fuera el medio que se utilice  para concretarlos y se pedirá también que se efectúen las mediciones sonoras en cualquier lugar a los fines de obtener una sanción al vecino o a los lugares de esparcimiento diurno y nocturnos que no entiendan la necesidad de respetar la tranquilidad pública.

Convivir con un vecino que escucha música fuerte o hace trabajos de albañilería a la madrugada, tener un comercio cercano con máquinas que emiten ruidos en exceso, lidiar con discotecas o salones de esparcimiento que no tienen instalado un sistema de insonorización adecuado, o atravesar diariamente por emisiones sonoras que perturban la tranquilidad en horarios inoportunos, son situaciones con las que más de un formoseño viene enfrentando y que, en muchos casos, no sólo generan malestar personal, sino también motivan conflictos de convivencia.

Por ello la idea es que conozcamos todos nuestros derechos y obligaciones y saber cuál es el camino a seguir cuando se presentan estas situaciones ya que desde la Defensoría del Pueblo, entendemos  que no todos los casos, se pueden resolver con sanciones, y si a través de  la – Dirección de Justicia y Mediación Comunitaria-  alcanzar Acuerdos que impliquen una satisfacción para ambas partes y si no se logra ello dar intervención al Tribunal de Faltas Municipal o a los Juzgados de Paz o directamente acudir a la Justicia Civil en aquellas infracciones reiteradas y en donde no exista voluntad para superar un daño que perjudica la salud de terceros y el ambiente.