Compartir

“Las medidas contra la pandemia que se están tomando en la Argentina y en Formosa tienen un respaldo científico, de la epidemiología y la infectología”, remarcó.

Al analizar el accionar de la oposición nacional y provincial en el caso Vicentín y la cuarentena por el COVID-19, al igual que el rol de los medios, el vicepresidente primero de la Legislatura de Formosa, el doctor Agustín Samaniego, enfatizó que “estamos viviendo un momento muy duro en la Argentina y el mundo, pero nunca se vio tan claro cuáles son los puntos de vista ideológicos para tratar todas las cuestiones”.

“El tema principal es la pandemia, que afecta a nuestra provincia, a la Argentina y a todo el mundo y ha llegado en estos días a la mayor cantidad de infectados, ya que en este momento el epicentro está en Latinoamérica”, expuso, marcando que “a pesar de ello suceden temas políticos muy importantes en la Argentina, como es el proyecto de intervención y expropiación de Vicentín y el mega espionaje que ha hecho Mauricio Macri, no solamente a opositores y a periodistas, sino a sus propios compañeros”.

Tajante, repudió que “ello habla de una forma de hacer política donde la trampa y la mentira son evidentemente un modus operandi del Gobierno de Macri”.

Consultado sobre el papel que determinados periodistas desempeñaron en este contexto de persecución y lawfare, indicó que “para aplicar un modelo económico financiero que híper endeudó a la Argentina y que aumentó los índices de pobreza e indigencia, donde era absolutamente evidente desde el principio cuál iba a ser el final de la gestión de Macri, tenés que tener un apoyo muy fuerte no sólo del poder hegemónico económico-financiero, sino también del mediático”.

“La mentira política fue una forma que Macri transformó en estrategia”, condenó el legislador formoseño, recordando que “en Estados Unidos algo muy parecido (el caso Watergate) hizo renunciar a un presidente (Richard Nixon). Realmente es un escándalo, pero seguramente dentro de todo lo que ha hecho (el expresidente) esta es una cosa más que lastimó el país, la confianza en la política y en el Estado”.

Interés personal

Al referirse a la marcha del sábado pasado por la empresa Vicentín, analizó que “una de las capacidades que tienen sectores concentrados de la oposición es presentar los intereses de unos pocos como si fueran el bien general. Ésa es la forma de imponer el poder y eso lo logran con una parte de la población, sin lugar a dudas”.

En ese sentido, esclareció explicando que “Vicentín no era una empresa superavitaria que estuviera financieramente muy bien, al contrario. Tenía muchas deudas y se había declarado en convocatoria de acreedores”.

Reprobó Samaniego que el Gobierno de Macri “maliciosamente pensando en las arcas del Banco Nación le dio un préstamo millonario que no le otorgaba a ninguna empresa”, planteando que en la marcha del sábado pasado se vio “un núcleo muy fuerte de la ciudadanía que está en contra de todo lo que se parezca a popular”.

Es así que “hay gente que está en contra de la cuarentena, con lo cual se ve allí que también desafían a todas estas medidas que se hacen en todo el mundo, no sólo en la Argentina, yendo a marchas sin barbijos, no respetando la distancia social, con un individualismo extremo porque no solamente tienen el riesgo de infectarse ellos, sino también infectar a toda la sociedad”, advirtiendo que “estamos viviendo un momento muy duro en la Argentina y el mundo, pero nunca se vio tan claro cuáles son los puntos de vista ideológicos para tratar todas las cuestiones”, evidenció.

Unidos y organizados

A su vez, significó el diputado Samaniego que “mientras todo el pueblo formoseño está pensando y trabajando de manera mancomunada, unida y organizada contra la pandemia, no solamente el Gobierno, sino toda la sociedad formoseña, existe un grupo minúsculo de la oposición que por ser oposición misma han elegido el camino de estar en contra de todas las medidas”.

“Todas las veces que han tenido la oportunidad de aportar desde sus lugares de legisladores en la lucha contra la pandemia nos han votado en contra –fustigó-. Por ejemplo, en el uso de los barbijos y el Código de Faltas. Con una actitud contestataria, le dicen al Gobierno que las medidas de la cuarentena no sirven, que solamente se trata de un virus, una ‘gripecita’… realmente, han dejado mucho que desear”.

Categórico, el legislador recalcó que “las medidas que se están tomando en la Argentina y en Formosa tienen un respaldo científico, de la epidemiología y la infectología. Por supuesto, entonces, que estas medidas que se realizan para evitar la propagación del virus tienen sus consecuencias, pero a su vez todas las demás acciones que el Gobierno toma en lo económico son para beneficiar a los ciudadanos en la salud y la vida, no para perjudicar a nadie”.

“El pueblo sabe, entiende y comprende perfectamente cuál es el espíritu de las medidas y cuál es la eficacia, ya que estuvimos más de 80 días sin ningún caso en Formosa y ahora no tenemos circulación viral –subrayó-. Tenemos un Estado, un Gobierno y una sociedad que está absolutamente preparados para enfrentar esta pandemia”.

Finalmente, rechazó los intentos de la oposición nacional y provincial de que el Gobierno de Alberto Fernández “está enamorado de la cuarentena”.

“Sabemos cuáles son las consecuencias. Vemos lo que sucede en Chile, por ejemplo, donde ayer se mostró que los pacientes están en los pasillos de los hospitales y que hay problemas en la morgue, ya que no caben más los muertos. No se trata de alarmar, sino de señalar que lo que pasa en Chile, Brasil y Estados Unidos y lo que pasó en Italia y España, que fue real. A esos lugares no queremos llegar”, finalizó.