Compartir

La importante obra de infraestructura en gran estado de avance para albergar la Escuela Primaria 440 del barrio Toba de Ingeniero Juárez, es en este tiempo un símbolo de cómo el gobierno provincial acentúa la infraestructura educativa en comunidades aborígenes.

Se destaca que este progreso en lo edilicio es parte de la modalidad de la Educación Intercultural bilingüe que tiene presencia en todos los Niveles  del Sistema Educativo de la provincia.  “Con una trayectoria sostenida como política pública que garantiza, promueve y desarrolla los derechos de acceso, permanencia y promoción en cada nivel”, fue significado.

Desde la década del 80 en Formosa, se vienen desarrollando experiencias escolares que ofrecen un espacio de inclusión y participación de los pueblos indígenas. Este proceso comenzó con un aula y paulatinamente logró organizarse en escuelas (escuelas de Modalidad intercultural Bilingüe- EIB- MEIB LEN N°26206). En estas instituciones  se  forman estudiantes indígenas de las tres etnias organizadas en comunidades Wichí, Qom y Pilagá, y en muchas situación con la población criolla del lugar, detallo.

Se señalo asimismo que “estas experiencias escolares surgieron en principio por iniciativa de los docentes en respuesta a la deserción escolar y el gran número de inasistencias de los alumnos. Estos factores se interpretaban como producto de la dificultad de comunicación de la propuesta escolar en español, y el idioma nativo con el que ingresaban los niños. Hoy esta brecha es entendida como desafío pedagógico de las escuelas y no como un problema de los niños y sus comunidades”.

Asimismo, fue expuesto que “el proceso de implementación de estas experiencias pedagógicas avanza con la capacitación de auxiliares del docente. Estos auxiliares, referentes comunitarios que fueron seleccionados por sus comunidades de origen. Esta figura se incorporó por primera vez formalmente al Sistema Educativo Provincial en el año 1984. Como su denominación lo indica, su rol era ser auxiliar facilitador de la comunicación entre los alumnos y los docentes criollos, es decir funcionaba como una suerte de traductor”.

Actualmente la matricula escolar se organizan en 146 salas de educación inicial; 122 escuelas primarias; 47 escuelas secundarias y un instituto de formación docente y técnica de Modalidad EIB. En estas instituciones se desempeñan más de 500 docentes indígenas y alrededor de 1500 docentes criollos, en una experiencia educativa, humana que nos enorgullece y desafía a diario. El acceso a las carreras universitarias de grado en diversas áreas en la Universidad Nacional de Formosa y el Instituto Universitario de Laguna Blanca, a posibilitado la formación de un número importante de profesionales, que una vez graduados acompañan a sus comunidades.