Compartir

Se llevó a cabo la habilitación del Centro de Día del Barrio Obrero, con la presencia del Ministro de la Comunidad Dr. Aníbal Gómez, diputados provinciales, fuerzas de la seguridad, equipo del Instituto IAPA, directivos del Ministerio de Cultura y Educación, directivos de los Centros de Salud del área programática y vecinos del barrio.

El Instituto de Investigación, Asistencia y Prevención de las Adicciones (IAPA) inauguró su quinta sede provincial, la misma está ubicada en el populoso barrio Obrero. Esta acción reafirma el compromiso del gobierno provincial en su lucha contra las adicciones y afirma el interés por los ciudadanos que padecen de este flagelo.

Raúl  Candía Director de prevención y promoción del IAPA explicó cual es el sentido de esta nueva inauguración: “En esta primera etapa son 5 centros ambulatorios, el primero que se habilito fue en la localidad  de Ingeniero Juárez, luego la Nueva Formosa, seguido por la sede central en el casco céntrico de la capital provincial, y los últimos dos en el barrio República Argentina y este ultimo  aquí en el barrio Obrero”.

“Estos centros son de atención ambulatoria es decir en primer lugar, en lo asistencial se recepciona la demanda, se conforma un diagnostico aproximativo, hay profesionales que empiezan los distintos tipos de tratamientos con las personas, se forman grupos de autoayuda para los familiares en especial a las madres de los damnificados/as y además se realiza una labor preventiva con las instituciones para llevar adelante campañas que permitan que otras personas caigan en este flagelo que son las adicciones”.

Otra tarea importante que realiza el personal del IAPA es fomentar y  lograr la re- inserción  socio-familiar de aquellas personas que estando en tratamiento ha  egresado de los dispositivos del organismo.

Con respecto a la respuesta que recibe el organismo por parte de la comunidad del barrio Candía expreso:

iapa32“Los vecinos recibieron el organismo con mucho entusiasmo y están brindando todo su apoyo, tienen un sentido de pertenencia por el organismo y además ven la oportunidad de ayudar y rescatar a ese familiar o amigo de las adicciones. Estos centros ayudan como focos justamente para recibir demandas  y brindar nuevas oportunidades. Hay que pensar a la adicción como un problema comunitario, no solamente como un problema de salud, no lo vamos a solucionar creando 500 centros o una mega comunidad terapéutica  que constituya una ciudad, esa no es la dinámica de la solución, hay que hacer un compromiso  comunitario junto con los vecinos  e ir creando en el terreno los distintos dispositivos que hicieran falta”. Finalizo.