Un Estado presente

Compartir

Escribe Luis Sebriano (hijo) Grupo Juan Pueblo

Nuestro país superó el millón de contagios de Covid, y los 27 mil muertos por coronavirus. Si bien las primeras medidas tomadas por el Gobierno Nacional fueron muy efectivas, sobre todo la temprana cuarentena, se supone que  el ingreso de repatriados que comenzó desde Abril pudo ser, según muchos especialistas, una de las causas que dispararon el aumento de casos en Argentina, sumado a la irresponsabilidad de algunos Gobernadores y Jefe de la Ciudad Autónoma.

Por lo tanto la medida de aislamiento de la población es la única que resulta efectiva hasta que podamos contar con la vacuna. Y si se produce el ingreso de repatriados este debe ser administrado y no irrestricto para poder seguir controlando de cerca los posibles casos que puedan presentarse. La técnica de rastreo de contactos estrechos es mucho más fácil de emplearla cuando la circulación del virus se encuentra controlada.

El riesgo de circulación masiva del patógeno Covid19, debido a un brote por ingreso irrestricto, sumado a la rápida saturación de camas de terapia intensiva, que ya sucedió en muchas provincias, se encuentra latente y nos puede llevar a una situación de colapso del sistema de salud de manera muy acelerada. Por lo tanto es muy importe cuidar lo que logramos en Formosa hasta ahora: Muertes cero (0) por Covid19.

Ante esto nos preguntamos ¿Cuál es el objetivo que persiguen ciertos medios que buscan desprestigiar a Formosa por hacer un control férreo de la salud y vida de todos los Formoseños?. Ensañándose en la figura del Gobernador Gildo Insfrán, sacando de contexto la exitosa política de control de la Pandemia que lleva a cabo por el gobierno de la provincia.

A todos nos duelen los casos de familias separadas, pero es desproporcionado desvirtuar el exitoso plan de contención del virus ante estos casos y plantearlos como abandono por parte del gobierno, cuando fueron los propios damnificados los que decidieron llegar a las fronteras sin el correspondiente permiso de ingreso. No es el Gobierno quien tiene una conducta negligente cuando las reglas de ingreso a la provincia son claras: “hay que esperar el permiso para ingresar”. Hay un bien superior tutelado por la restricción de ingreso a la provincia, el cual es la salud y vida de la Población Formoseña, que no puede verse restringido por casos particulares. El interés general prima sobre el interés particular. Son los medios que generan la falsa percepción de que se actúa en contra de las personas varadas y no a favor de 640.000 formoseños.

Si se permite el ingreso irrestricto, que persigue la oposición mediante un bombardeo de recursos de amparos y demás medidas judiciales, que usufructúan la desesperación de los varados en la frontera, se produciría un aumento en la escala de testeos que sería muy difícil de manejar para cualquier sistema de salud, incluido el de nuestra provincia. Y cuando esto suceda ¿dónde estarán el Radicalismo y el Pro Formoseño? Seguramente recriminando la falta de controles que ellos mismos propician.

No caigamos en la desesperanza y falsa solidaridad que pregona Cambiemos y que amplifican los medios nacionales. En Formosa hay un estado presente que cuida y vela por la salud de los Formoseños.