Compartir

El director de Desarrollo Juvenil del Ministerio de la Comunidad, Leandro Venturini consideró que la llamada “fiebre de empleo joven” como se promocionó a la Expo Empleo Joven 2017 del gobierno de la ciudad de Buenos Aires y que convocó a 175 mil personas según los medios nacionales es “una pena y muestra la necesidad de la gente, más específicamente de los jóvenes en la Argentina”.

“Lamentablemente tenemos un gran problema con el empleo juvenil, queda demostrado que no hay una decisión política nacional firme para llevarnos a una mejor calidad de empleo porque, 175 mil jóvenes que se presentan a buscar empleos, y solo hay 10 mil, es una vergüenza” opinó.

Consideró que es “vender humo” y para contrarrestar la verdadera noticia que es el crecimiento del desempleo en el país no sólo en el empleo público, sino también en el privado.

Citó como ejemplo que “tengo un hermano que vive en CABA, que se dedica al arte, la música, y me va comentando las problemáticas que tienen y como se van cerrando las casas de tango, donde los jóvenes podían hacer su trayectoria musical, porque el aumento de los servicios hace imposible sostenerlo. Hay muchos artistas que se están quedando sin posibilidades, gracias a las medidas de estos impresentables”.

Señaló que “estamos en una situación muy preocupante, hay que ser muy cauteloso a la hora de hablar de estas cuestiones, como miembro de un gobierno que busca generar situaciones para el empleo juvenil, la verdad es que no se puede, las empresas miran con lupa a la hora de tomar empleo, y cada vez está más complicado. Hay que entender que los tarifazos están afectando a todas las pymes, es imposible mantener una que tenga que mantener a cuatro o cinco empleados como tenían antes, porque no le dan los costos”.