Insfrán verificó la activación de las dos cuencas en ciclo de aguas altas

Compartir

En las últimas horas acaba de producirse la activación de las cuencas de los ríos Pilcomayo y Bermejo en el extremo oeste formoseño, dado que se verifico el ingreso de las primeras riadas producto de los frentes de tormentas aguas arriba.

Si bien se considera normal el escenario, dado que estamos justamente en el inicio del periodo de aguas altas, el gobernador Gildo Insfran estuvo sobrevolando ambas cuencas en territorio formoseño, incluso verifico en terreno la zona de correderas y los anillos de defensas en el departamento Ramón Lista.
Junto a baqueanos aborígenes, caso Moisés Fernández que se desempeño como monitor de la cuenca baja del curso por mucho tiempo, el presidente de la comisión de fomento de Pozo de Maza, Víctor Pérez, el primer mandatario estuvo recorriendo como se produce la conducción de las riadas a través de las correderas y el comportamiento del anillo de defensas de casi cien kilómetros de extensión, que a partir de la dinámica propia del curso, requiere un seguimiento permanente a fin de correcciones o refuerzos a fin de dar un reaseguro ante mayores caudales que pudieran ingresar.

En la zona de la comunidad de La Madrugada, el gobernador converso con los pobladores, ante quienes reafirmo la decisión de un “estado presente” a través de las áreas  técnicas acentuado los monitoreos en las cuencas de los ríos Pilcomayo y Bermejo, que en simultaneo ingresaron en el periodo de aguas altas.

También saludo y dialogo con los técnicos y personal de Vialidad Provincial, quien han montado un campamento permanente en la región a fin de cumplimentar con el despliegue de maquinaria, logística y recursos humanos, para así operar con la inmediatez que determinadas circunstancias pudiera ameritar, sobre todo ante un curso tan erráticos como el Pilcomayo.

“Estamos ya transitando diciembre, y según las características hidrológicas de los ríos Pilcomayo y Bermejo. Ambas cuencas se activan en este mes, fruto de las precipitaciones en la alta cuenca, o sea territorio boliviano e inclusive salteño para el Bermejo, por lo que el ingreso de volúmenes de mayor importancia puedan comenzar a producirse de ahora en mas y en el primer trimestre de 2017”, se señalo desde la Unidad Provincial Coordinadora del Agua.

En el caso del Pilcomayo, donde el gobernador estuvo recorriendo, se indico que el ingreso de las aguas a nuestro territorio se da a través del canal Las Torres que se ejecuto en septiembre de 2012 y que en estos momentos sustenta toda la dinámica hídrica del curso. Aunque anualmente, en el ciclo de aguas bajas, se ejecutan tareas de limpieza de las correderas fluviales para garantizar el rápido escurrimiento de las aguas y de mantenimiento de las defensas contra inundaciones para atemperar los efectos de los desbordes de las mismas hacia las poblaciones ubicadas en la margen sur del sistema.

Red hidrográfica estratégica

Fue destacado el hecho de que la  red hidrográfica conformada en la provincia  merced al ingreso de las aguas del río Pilcomayo permite recorrer la mitad norte del territorio, ya sea en canales y correderas fluviales, que alimentan el bañado La Estrella, del cual se nutren- ya en el sector medio del territorio- los importantes cauces como ser El Porteño, Salado, Pavao, Tatú Piré, Monte Lindo Chico y Monte Lindo Grande.

En ese sentido, se reconoce que lo referido demuestra que es  base de asiento de localidades y poblados, como así también de importantes proyectos productivos, siendo además uno de los estratégicos ejes para el Plan de Ordenamiento Territorial de la Provincia.

“Estas consideraciones marcan los trazos de una política provincial en materia de conservación, protección y manejo de los recursos hídricos tal cual lo marca la Constitución de la Provincia, especialmente con este curso fluvial que ha sido, es y será el modelador territorial marcando los aspectos hidrogeofluviomorfológicos imperantes en la provincia”, fue explicado.