10 de diciembre: Día del Trabajador Social

Compartir

Desde el Ministerio de Desarrollo Humano, hicieron llegar un cálido saludo a los profesionales que ejercen esta labor, en especial a todos los que contribuyen a mejorar la asistencia de los pacientes que reciben atenciones en los centros de salud y hospitales públicos, en la capital y el interior.

Así, expresaron gratitud a los profesionales del trabajo social por acompañar y apoyar en todo momento al equipo de salud, “especialmente en tiempos tan difíciles para todos y más aún, para los que se encuentran en estado de vulnerabilidad”.

“Gracias por ayudar a sortear los problemas de la mejor manera posible, con las herramientas y estrategias más adecuadas, respetando y priorizando siempre a la persona, su salud y su bienestar. Gracias por actuar sobre la realidad y procurar transformarla, aunque sea de a poco, porque al final, cada granito es parte de los grandes logros y su trabajo enriquece la labor de todo el equipo de salud. A todos los trabajadores sociales, un muy Feliz Día”, enunciaron, sumándose a la celebración.

A partir del 10 de diciembre del 2012, día elegido por la Federación de Profesionales del Servicio Social, la fecha rinde homenaje a la labor esencial que realizan los trabajadores sociales con las personas, sus familias, su entorno y sus circunstancias de vida, en coincidencia con el Día Mundial de los Derechos Humanos, que precisamente, constituyen los ejes centrales que identifican su trabajo diario.

Dentro del sistema de salud provincial, el trabajador social tiene un papel en el equipo de salud en cada uno de los diferentes niveles de atención.

En el primer nivel, se destacan principalmente por el trabajo en terreno, llegando a las casas, estableciendo un contacto directo con el paciente, conociendo su vida cotidiana, su familia, las particularidades de su contexto: el barrio, la comunidad, la vivienda, el trabajo y sus necesidades, con la finalidad de dar las mejores respuestas a las demandas de salud, teniendo en cuenta dichos aspectos y optimizando el acompañamiento y asistencia.

Mientras que en el segundo y tercer nivel de atención, cada hospital cuenta con un servicio social, que en paralelo al trabajo en terreno, se aboca mayormente a la gestión de las prestaciones requeridas: atenciones, estudios, entrega de medicamentos y otras, de acuerdo a cada situación, tanto para los pacientes internados como para los ambulatorios, apuntando siempre a asegurarles el acceso a una atención integral, incluso mediante la articulación con otras instituciones públicas y privadas.

En plena pandemia, tuvieron un rol fundamental para asistir a los afectados por el virus, como también a las personas y grupos que se encontraban en aislamiento, a lo largo y ancho de la provincia. Además, desempeñaron diferentes tareas, acompañando permanentemente a los profesionales sanitarios.

Lo primordial en tiempo de pandemia fue garantizar a la población la accesibilidad al sistema de salud, tanto a los pacientes COVID como a los no COVID, con otras afecciones que atender.

En este marco, los trabajadores sociales procuraron la cobertura de salud necesaria, la entrega de medicación e insumos. Al mismo tiempo, en muchos casos, se ocuparon de hacer llegar alimentos a las familias; llevaron a cabo la asistencia y acompañamiento de las personas con padecimientos mentales, entre otras acciones de diversa índole.