2 de abril: Día Mundial de la Concientización sobre el Autismo

Compartir

El Ministerio de Desarrollo Humano recuerda que esta fecha se celebra cada año, en base a un decreto de las Naciones Unidas que tiene por objetivo, mejorar la calidad de vida tanto de la población infantil como los adultos con esta condición y así poderles brindar una mejor calidad de vida.

En el año 2007, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), declaró al 2 de abril como Día Mundial de Concientización sobre el Autismo, para poner de relieve la necesidad de ayudar a mejorar las condiciones de vida de los niños y adultos con esta afección.

Desde entonces, esta conmemoración anual motiva a reflexionar sobre el autismo, la importancia del diagnóstico precoz y la intervención temprana, según lo expresa la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), que paralelamente, invita a trabajar para la inclusión social de todos los niños, niñas y adolescentes con alguna condición del Espectro Autista, estimando que la prevalencia de los TEA es del 1%. 

¿Qué es el autismo?

El autismo es una condición de vida que se caracteriza por dificultades en la comunicación, interacción social y el juego. No es una enfermedad, es solo una forma diferente de ver y percibir el mundo, que tiene una mayor incidencia en niños que en niñas y se manifiesta en los primeros años de edad.

Uno de los primeros síntomas es que pierde la capacidad del habla, no atiende a estímulos sonoros y parece que padeciera de sordera. El autismo genera alteraciones sensorio-motrices, de diversos tipos de intensidad, además de provocar patrones repetitivos de comportamiento.

Todos podemos aportar nuestro granito de arena para ayudar a crear conciencia del valor que tienen los niños, jóvenes y personas mayores con autismo.

A su vez, crear espacios donde se les pueda facilitar el acceso a una educación de calidad para que en su vida de adultos puedan desarrollarse plenamente y ser lo más autónomos e independientes posible.

6 signos de alarma en la detección de personas con autismo

Si detectas algunas de las siguientes señales en los primeros tres años de vida de tu hijo, es importante que concurras a un especialista para realizarle el diagnóstico y saber si tiene o no autismo.

Es fundamental entender que, si a temprana edad se accede a las terapias adecuadas, la persona con autismo tendrá la posibilidad de una mejor calidad de vida.

*Comenzó a decir palabras, pero entre el año y medio y 2 años dejó de hacerlo.

*Parece no escuchar cuando se le habla.

*Si el niño quiere algo que no puede obtener por él mismo, toma la mano del adulto y lleva hasta eso que quiere, sin hablarle ni mirarlo.

*Tiene movimientos repetitivos: mueve las manos, camina de un lado a otro, sube y baja escaleras, se balancea.

*Es muy sensible a los ruidos, se tapa los oídos; a las texturas, buscando, por ejemplo, quitarse los zapatos y la ropa; a la comida, es selectivo y/o repetitivo en los alimentos; y le gustan las sensaciones físicas estimulantes.

*Juega de manera repetitiva, mecánica, con pocas variantes. No hay juego, ni juego de roles.