Compartir

Desde el servicio de Nutrición del Hospital de la Madre y el Niño, teniendo en cuenta el inminente inicio de clases, recuerda a las familias la importancia de un buen desayuno.

Al respecto, una de las nutricionistas, Lic. Yolanda Gigi dijo: “El desayuno, es muy sustancial para cada persona, más allá de la edad que tengan, pero en los niños  y los adolescentes es sumamente importante; sobre todo porque es la primera comida del día”.

Detalló que “esta primera comida debe estar compuesta, sobre todo, por leche, cereales, fruta o jugo de fruta natural, hidratos de carbono y algo de proteína”.

“El aporte energético del desayuno debería cubrir ente el 30 y el 35 por ciento de las necesidades nutritivas del niño en edad escolar y los adolescentes que continúan en crecimiento hasta la edad adulta”, explicó la profesional

Gigi agregó que un buen desayuno es necesario para comenzar el día con energía, ya que reactiva las funciones cerebrales, lo cual es muy importante, dada la cantidad de horas que los niños y los jóvenes pasan en la escuela y en el colegio. También reduce el estado de ansiedad en ellos, hace que  enfermen menos y desarrollen una actitud más positiva.

En el caso que no se respete al desayuno como la comida más importante del día, los más pequeños pueden tener desgano, porque esa energía que está necesitando, no la va a tener; un menor poder de rendimiento en el estudio, el juego y así en el resto de las tareas que diariamente realizan.

“Que el niño se niegue a desayunar no es excusa para que no lo haga; los padres debemos  buscar  alternativas, que generalmente no las buscamos y permitimos que los niños vayan a la escuela sin desayunar”, expresó.

“Una buena alternativa teniendo en cuenta los días cálidos, es ofrecer al pequeño un yogurt bien fresquito con cereales, frutos secos, puede ser una gelatina con frutas, un flan, un jugo con un sándwich, esto va a depender de la personalidad del niño, del tiempo con el que se cuente, por ahí una barrita de cereal, un alfajor, un turrón, o sea que las alternativas son amplias, pero es importante que el niño antes de ir a la escuela o realizar su actividad diaria, desayune”, finalizó.