Compartir

En la obra trabajan 75 personas más el personal subcontratado.

En diálogo con AGENFOR, Rubén Héctor Polichuk, jefe de obra de la empresa Carranza, que tiene a cargo la ejecución de los trabajos en el puente sobreelevado en la intersección de la avenida Néstor Kirchner y Gendarmería Nacional, confirmó que, a cinco meses de su inicio, avanza a paso firme y buscarán incrementar su ritmo para el plazo que resta.

“Hoy por hoy estamos en el tema de pilotes de estribo, ya tenemos ejecutados 17 y vamos a empezar con el encadenado de ellos. Para que se ubiquen, comienza donde empezamos a levantar el pavimento, que es punto 0 para nosotros, hasta el 330 va un terraplén con un determinado paquete estructural que consiste en 23 centímetros de pavimento de hormigón, 15 centímetros de una sub base de hormigón H8, suelo local en 30 centímetros y terraplén común”, detalló.

Luego, precisó que desde el “punto 330” hasta “lo que es el muro” va a estar el “muro de tierra armada”, que consistirá en colocar escamas a los costados, de un ancho de 25 metros, “de manera tal que si lo hacemos con taludes naturales se nos va a ir más allá del pavimento”; y del otro lado, “se repite la obra exactamente igual”.

Asimismo, el técnico señaló que, el puente en sí, tiene 106 metros de largo, compuesto por cuatro tramos de 26 metros aproximadamente.

“En la parte de la rotonda va asentado sobre pilotes, la estructura son cuatro pilotes de 21 metros de profundidad, cabezal de pilote y columnas unidas por un dintel en el cual apoya la losa del pavimento”, indicó.

Por otra parte, Polichuk manifestó que en la construcción trabajan 75 personas más los subcontratados que se abocan a los hormigones para los estribos, los canales revestidos de hormigón y también subcontratarán personal para los pavimentos.

Rubén Héctor Polichuk

“La demora principal son las provisiones de acero, hay una demora de tres meses en la empresa Acindar, así que todos los insumos de ese tipo hay que pedirlos con tres meses de anticipación”, sostuvo; y agregó que a eso se suman “las complicaciones que nos ocasiona la pandemia para el ingreso de materiales”, pero anticipó que “creo que vamos a terminar en el plazo estipulado”.

El plazo estimado es de 24 meses, pero según el jefe de obra, la intención es ejecutarlo en 18 meses y “ojalá podamos hacerlo”.