Compartir

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó esta semana pasada que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) nacional subió 1,9% en septiembre, por lo que en lo que va del año alcanzó el 17,6%, más de medio punto por encima del tope de la meta que el Banco Central fijó para este año.

Con este dato, desde la Defensoria del Pueblo, se advirtió que “la aceleración de la inflación en este mes que estamos transitando, será mucho más alta, teniendo en cuenta que ya se ha confirmado que luego del 22 de octubre (fecha de las elecciones), se producirán incrementos en las tarifas de los servicios de energía electrica, de los combustibles, de servicios de transporte , todo lo cual nos permite testificar que la inflación este año terminara unos 10 puntos por encima de lo que había prometido el Gobierno Nacional y alcanzaremos así los 27 % y es muy posible que se llegue hasta un 30%”.

El Ombudsman Provincial, José Leonardo Gialluca, señalo que “en nuestro caso, institucionalmente lo  que más vamos a gestionar y  peticionar a las autoridades nacionales, es que se ponga en marcha de manera inmediata un plan antiinflacionario, puesto que provincias como Formosa y todo el Norte Argentino que son las que tienen los ingresos públicos y privados  más bajos del país, todos los consumidores de los distintos niveles  de entradas económicas, no llegan a cubrir las necesidades básicas esenciales en lo que respecta al rubro alimentario, vestimenta, medicamentos, pago de servicios públicos y otros”.

“No es que seamos pesimistas, y en esto desde el Organismo de la Constitución, acompañaremos todas las medidas y planes económicos y sociales que permitan garantizar los derechos económicos de los consumidores, pero faltando tres meses para terminar el año y con la concreta posibilidad de nuevos y mayores aumentos que serán trasladados a la Canasta Básica Alimentaria, es imposible que continuemos avalando esta “apatía económica” en la que estamos envueltos; puesto que de un 100% tal vez el 5% de la población esté bien, el restante 95% se encuentra con dificultades de todo tipo”.

Expuso que “son ocho los países -de un total de 200- cuya cifra inflacionaria es superior al 20%: el primer puesto lo mantiene Venezuela, con una suba estimada para este año de 1.133%, seguida por Sudán con 111%.El continente africano registra los mayores problemas con diez países con una inflación anual superior al 10%.Mientras que sacando a Venezuela y Argentina, los índices de los llamados países emergentes se mantendría relativamente estable en torno de  un 4,2% anual para el final de 2017 y 2018”.

Por eso se advirtio de “todos estos riesgos, porque la inflación no se encuentra controlada y tenemos empresarios nacionales y extranjeros que continúan con una fuerte irresponsabilidad social, priorizando únicamente las ganancias y nosotros no podemos conformarnos que el Fondo Monetario Internacional diga que tendremos una reducción – vertical -de los índices de precios  tanto en el 2017 como para el 2018, pues esta gente no conoce ni vive la realidad de los consumidores del norte argentino”.

Indico que “menos aún podemos convalidar las políticas públicas de precios y de procesos de comercialización que se mantiene desde el Gobierno Nacional, sin que se implementen algunas variables de control que se conviertan en el paraguas protector de los sectores más vulnerables”.