Compartir

El presidente de la Federación Económica de Formosa (FEF), Enrique Zanín, marcó como “muy grave y alarmante” el superlativo e histórico endeudamiento externo que el actual presidente Mauricio Macri le dejará a la venidera gestión de Alberto Fernández, quien además deberá afrontar un Banco Central sin reservas, altos índices de desocupación, indigencia e inflación, una industria nacional paralizada, entre otras problemáticas.

“Lo grave es que Macri está dejando una deuda de prácticamente el 95% del Producto Bruto Interno (PBI). Es muy alarmante y hasta impagable”, alertó el contador Zanín.

Hizo notar que “uno ve esa cifra y se pregunta qué es lo que le viene al próximo Gobierno Nacional porque es preocupante tener una deuda así, un Banco Central sin reservas, una emisión monetaria que constantemente, todos los días, se va incrementando porque la única moneda existente hoy es el peso, ya que el súper cepo que nos pusieron es un blindaje al dólar”. 

“A esto debemos sumarles el nivel de pobreza que se incrementó con Macri y con el que se encontrará Fernández y además la gran cantidad de pymes que están inactivas o las fábricas que han cerrado, porque era imposible competir con los productos externos y la presión tributaria”, advirtió. 

No obstante, marcó que “las pymes están expectantes” ante el cambio de Gobierno porque “ni bien ganó Alberto se empezaron a habilitar algunas, pensando realmente en la reactivación que va a venir con las nuevas políticas que el nuevo Presidente propone para las economías regionales”.

Apreció en ese sentido que el jefe de Estado electo “quiere trabajar muy fuertemente sobre las economías regionales y las empresas”.

“Evidentemente, para salir adelante se necesita un consenso nacional entre todos los sectores: las pequeñas y medianas empresas, los sectores políticos, las distintas iglesias, todos, porque es muy importante trabajar en conjunto para sacar al país adelante”, enfatizó el titular de la FEF.

Puso en valor que “el pensamiento que lleva adelante Alberto Fernández es justamente ese, el trabajo conjunto, porque estamos en un país endeudado donde hay una gran presión sobre el consumidor final con los precios de los alimentos y los productos, a lo cual se agrega todo el tema de las tarifas de la energía eléctrica, los combustibles, etcétera”.

Por último, remarcó que “hay signos positivos hacia el nuevo Gobierno Nacional, por ejemplo, del Fondo Monetario Internacional (FMI) para renegociar la deuda, ya que Alberto Fernández manifestó su intención de pagar todas las obligaciones, pero no en contra de los argentinos”.