Compartir

La directora de la Escuela 224, la psicopedagoga Alcira Acosta de Alderete, agradeció la concreción de las obras de refacción y ampliación del establecimiento educativo, recordando a la llamada “masacre de Fortín Yunká”, que tuvo lugar el 19 de marzo de 1919.

Al hacer uso de la palabra, la directiva enfatizó que el establecimiento educativo tenía “el alto honor de abrir sus puertas para celebrar la inauguración de la refacción y ampliación edilicia, motivo que nos reúne en este momento especial de reencuentro”.

Tras aludir a los inicios de la escuela habilitada por el entonces gobernador Emilio Tomás en el año 1961, luego de que pasara a ser escuela provincial en el ’78, contó que “por pedido del personal directivo y el cuerpo docente se impuso el nombre de Fortín Yunká en conmemoración de lo que se conoció como la masacre de Fortín Yunká y el último malón”, recordando el 19 de marzo pasado se conmemoró el centenario de este trágico suceso.

“Pasados cien años de ese momento histórico y con una mirada más contemplativa y analítica, podemos repensar ese suceso como el último enfrentamiento con los hermanos originarios, a quienes nos une la hermandad del amor por estas tierras de viento norte y sol”, enfatizó.

Relató que “en sus jóvenes 58 años de vida, celebrados el último 22 de mayo, la EPEP 224 ha contado con innumerables colegas prestigioso y han pasado muchísimos alumnos que forjaron una impronta de calidad educativa que le permitió ser pionera en lo suyo”, recordando a la señora Claudia Benítez de Rossi, quien “fue la primera portera de la escuelita, conocida en todo el barrio y aledaños, no sólo por su buen trato y valiosa labor, sino también porque a ella se acudía a pedir ayuda para que cure el empacho y el ojeo a los niños”.

Seguidamente, la directiva agradeció al gobernador Insfrán por la concreción de las obras edilicias, marcando que “es hoy el día en que la promesa se cumple y se lleva a cabo”.

Una realidad

A su turno, la directora del JIN 6, la profesora María Ester Parra, valoró que “hoy sea una realidad este edificio escolar con las características que podemos apreciar: moderno, confortable, totalmente equipado y acorde a las necesidades educativas de los niños del Nivel Inicial”.

Precisó que actualmente el jardín cuenta con dos salas, de cuatro y cinco años, y una matrícula de 39 niños que provienen de familias residentes de los barrios Obrero, Villa Hermosa, Santa Rosa y aledaños. “Son las familias las que asumen un rol fundamental al participar activamente en el trabajo conjunto que potencia y mejora el aprendizaje de los niños”, remarcó.

Ponderó el trabajo conjunto y en red con otras instituciones aledañas como el Centro de Desarrollo Infantil (CDI) Divino Niño Jesús, el centro de salud del barrio La Pilar, la escuela de modalidad especial N° 5, la Escuela 224, y el Núcleo de Educación Permanente de Adultos.

“Esta tarea de educar no sería posible si no contáramos con el acompañamiento permanente de la Dirección de Educación Inicial, encabezada por su directora, la profesora Olga Lotto, las coordinadoras de zona y todo el equipo de trabajo”, resaltó.

Tras destacar que este 28 de mayo se conmemorará el Día Nacional de los Jardines de Infantes y del Docente de Nivel Inicial, recordó a María Montessori. “Ella expresó que una prueba de lo acertada de la intervención educativa es la felicidad del niño, que nos remite a la premisa tan vigente en nuestras propias líneas de la política educativa provincial”, acentuó.

En tal sentido, dirigiéndose al primer mandatario, lo elogió marcando “su decisión política de propiciar las mejores condiciones en donde todos los niños puedan desarrollarse de forma integral”, subrayando que “por este edificio educativo inaugurado estamos felices y profundamente agradecidos a la gestión que usted lleva adelante, que Dios lo bendiga para continuar desarrollando el modelo de provincia que nos enorgullece a los formoseños”.