Compartir

Vecinos de la comunidad Campo del Cielo recibieron nuevas atenciones y otras prestaciones conjuntas llevadas a cabo entre los equipos del hospital distrital de Las Lomitas y el centro de salud local emplazado en el lugar.

En esta comunidad, ubicada en el centro oeste de la provincia, a pocos kilómetros de la localidad lomitense, residen familias originarias de la etnia Pilagá. Allí,  médicos, enfermeros, odontólogos, obstetras y agentes sanitarios, dispusieron una intensa  jornada de acciones que apuntaron una vez más a reforzar las tareas diarias que los profesionales de la salud local prestan a los vecinos.

Por medio de esta completa jornada sanitaria se ofrecieron entre otros servicios: atenciones médicas y odontológicas para todas las edades; controles varios desde el área de enfermería tales como  medición de presión arterial y nivel de glucemia, chequeo de signos vitales y temperatura, registro antropométrico de peso, estatura y talla, sumado al control nutricional de niños, adultos, embarazadas y pacientes con enfermedades crónicas.

Los miembros de cada familia fueron asimismo beneficiadas con el control de los carnets  de vacunas, seguido de la aplicación de las dosis faltantes correspondientes a cada edad y condiciones de salud, según lo establece el calendario de vacunación vigente.

Dosis extra triple viral 

En tal sentido, se prestó especial atención a la aplicación de la dosis extra de vacuna triple viral para los pequeños de entre 13 meses y 12 años “con el propósito de alcanzarlos con esta campaña que apunta a reforzar la prevención del sarampión y la rubéola hasta el 30 de noviembre. Y aunque faltan ya pocos días para que termine, la estamos intensificando para que ningún niño quede sin su dosis adicional aplicada”, aseguraron los vacunadores.

Controles obstétricos

El operativo incluyó también controles de la salud integral de la mujer con programación de turnos para la  toma de muestra de Papanicolaou (PAP), exámenes prenatales en el caso de las  mujeres embarazadas y consejería sobre planificación familiar y procreación responsable. En este marco se reiteraron los métodos anticonceptivos gratuitos disponibles desde la salud pública y se alentó al uso del preservativo como método altamente eficaz para evitar enfermedades de transmisión sexual.

En los casos necesarios se entregaron los medicamentos indicados por receta para el cumplimiento de los tratamientos, tanto para los enfermos con patologías crónicas (hipertensión, diabetes, cardiovasculares, renales, respiratorias y otras), y para aquellos que manifestaban enfermedades agudas estacionales. A esto se sumó el suministro de cajas de leche, suplementos nutricionales y complejos vitamínicos para niños, embarazadas y pacientes determinados por la evaluación médica.