Compartir

El secretario de Ciencia y Tecnología de Formosa, ingeniero Julio Araoz, brindó precisiones sobre el satélite argentino más tecnológico hasta el momento 

Ochocientos científicos argentinos, más de diez años de desarrollo y u$s600 millones invertidos en uno de los proyectos más ambiciosos de la historia satelital de América Latina. El SAOCOM 1B (Sistema Argentino de Observación Con Microondas) fue enviado al espacio para convertirse en los ojos de los argentinos en el cielo. Al respecto, el secretario de Ciencia y Tecnología de la Provincia, el ingeniero Julio Araoz, aseguró que este logro “no es un trabajo que comenzó ayer, se inició en el año 2007 cuando la Argentina tomaba decisiones en torno a tener su propio plan satelital que se caracterizaba por apuntar a la soberanía tecnológica”.

Reseñó que “por aquellos días, se hicieron las cosas como debía ser, la iniciativa del Poder Ejecutivo fue llevada al Congreso de la Nación y, posteriormente, salió una ley, resultado de eso es lo que vivimos ayer”.

Cabe señalar que este lanzamiento se enmarca en un hito nacional e internacional. Son 7 los países en el mundo con la capacidad de poder de desarrollar satélites, Estados Unidos, Japón, China, Rusia, Italia, Alemania y Corea. El satélite argentino tendrá tres aplicaciones estratégicas: fertilización, fusariosis (una enfermedad que afecta al trigo) y las alertas tempranas de inundaciones, lo que arrojará beneficios de entre $4.500 y $6.500 millones anuales. 

El ingeniero explicó que el objetivo es el de observar la tierra y escanearla para obtener mapas de humedad diarios y desarrollar una gran base de datos públicos, que beneficiará la identificación de zonas óptimas para el cultivo y ayudará a detectar los lugares para fertilizar. 

“Fundamentalmente, servirá para gestionar las emergencias y brindar información de muy alta calidad respecto a mapas de humedad de suelo, seguimiento de cultivos, desplazamiento de glaciares, evolución de los manchones poblacionales en los conglomerados ya que pueden ser útiles para examinar los desplazamientos y brindar información útil sobre infraestructura. Además, es una herramienta muy valiosa para la custodia de nuestros recursos en la plataforma continental de nuestro Mar Austral, para la prevención de la incursión de buques ilegales”, explicó el funcionario.

Para Araoz, “Argentina va en la buena senda y es una tremenda satisfacción poder ver estos resultados”.

Desarrollo 

“Cuando uno repasa los números, empezando por las horas de ingeniería que demandó esto, la cantidad de tecnólogos involucrados, los principales actores, empresas y laboratorios nacionales que se ocuparon de tratar los temas críticos como el de las altas temperaturas en el espacio, cerca de un centenar de PyMES argentinas de base tecnológica con alta especialización en este tipo de tareas, pone en línea la importancia estratégica que tiene para un país orientar todas las vocaciones con el sistema educativo que derivan en capacidades superiores que después se aglutinan en torno a laboratorios y empresas”, subrayó Araoz sobre los investigadores, las empresas de tecnología e instituciones del sistema científico tecnológico del país.

En este contexto, valoró “las políticas acertadas del Gobierno nacional, con alto valor estratégico para el cuidado y la soberanía nacional, que pone adelante los intereses de la Patria”. 

Para finalizar, lamentó que durante la gestión macrista se haya “destrozado gran parte del sistema tecnológico y logros alcanzados, pero estamos recuperando la Patria y esto nos estimula a trabajar con muchas ganas en torno a ello. Ojalá que la ciudadanía aprenda de una vez y que haya un nunca más a temas centrales como el endeudamiento salvaje e irresponsable asociado a fugas de capitales”.