Compartir

Vecinos de Riacho Negro, localidad situada a pocos kilómetros de la ciudad de Clorinda, fueron beneficiados con un nuevo operativo de salud a cargo de un equipo del hospital “Cruz Felipe Arnedo” con la colaboración de personal del municipio local.

Entre las múltiples acciones sanitarias se contaron: atenciones integrales en todas las edades desde diferentes especialidades, entrega de medicamentos, consejería y promoción de la salud, aplicación de vacunas y programación de turnos para atenciones específicas.

Las consultas médicas tanto a niños como adultos comprendieron mediciones antropométricas de peso, estatura y talla; control de signos vitales, tensión arterial y temperatura, a lo que fue sumada una completa evaluación nutricional. Las embarazadas recibieron chequeos prenatales de rutina y se les programaron turnos para análisis de laboratorio, ecografías y otros estudios de acuerdo al trimestre de gestación en curso.

Vacunación

Cada integrante de la familia recibió asimismo la revisión de su carnet de vacunas. Seguidamente se aplicaron las dosis faltantes para ponerse al día con el calendario según las condiciones de salud y edad de cada paciente. En este marco se acentúo la aplicación de la dosis extra de vacuna triple viral, destinada a los niños de entre 13 meses y 4 años para prevenir el sarampión y la rubéola, campaña de seguimiento que se extiende hasta el 30 de noviembre inclusive.

Por su parte, desde el servicio de odontología se hicieron se relevó el estado de la salud bucodental de niños y adultos; al tiempo que se los instó una vez más a cuidar los dientes y la boca a través del cepillado correcto,  más la consulta y atención con el odontólogo al menos cada 6 meses.

Asimismo fueron promovidos consejos para alentar a los vecinos al autocuidado de la salud mediante hábitos sanos, entre los que se destacaron: la alimentación saludable diaria, el lavado de manos, la higiene de la vivienda y el aseo personal, el consumo de agua segura (potable o patabilizada), la consulta médica periódica y los estudios necesarios determinados y el carnet de vacunas siempre actualizado.

Como parte del trabajo, también se dispusieron fumigaciones en los domicilios y por las calles de la localidad a cargo de brigadistas sanitarios y vehículos equipados con máquinas fumigadoras pesadas. Igualmente se dialogó con los vecinos para concientizar sobre la importancia de cumplir con las medidas de prevención en la casa y sus alrededores, destacando la eliminación de criaderos. Mientras que fueron entregados repelentes y se instó al uso de repelentes para evitar las picaduras de los mosquitos.