DCIM100MEDIADJI_0083.JPG
Compartir

En el marco del Programa solidario “Por nuestra  gente, todo” en el recorrido por el Oeste provincial, siendo encabezado por el gobernador Gildo Insfrán, este martes se realizó en El Quebracho, Vaca Perdida y Pozo de Maza.

En Pozo de Maza, el operativo solidario tuvo como sede a la escuela de Educación Primaria N° 78, que ante el arribo del primer mandatario a la zona fue recibido con mucho júbilo. La directora del establecimiento escolar, Silvia Castro dirigió unas palabras de bienvenida al jefe de Estado.

“Quiero darles las gracias gobernador Insfrán y a su comitiva por traer este importante operativo a esta población y de zonas aledañas. Pero también quiero transmitirle el reconocimiento por el anuncio de aumento de las partidas de alimentos en un 40% para los comedores escolares. Esto es de gran ayuda por los momentos difíciles que estamos viviendo producto de las malas políticas del Gobierno Nacional”, expresó.

La EPEP N° 78 funciona desde  1995 con tres secciones de grados, cuenta con servicio de comedor escolar, servicio de WI-FI, aula digital y un proyecto educativo que se centra en la inclusión.

Siguiendo con los discursos de bienvenida a las autoridades provinciales fue el turno del presidente de la comisión de fomento de Pozo de Maza, Víctor Adolfo Pérez que comenzó expresando al gobernador Insfrán su agradecimiento por el operativo solidario PNGT que brinda beneficios a los habitantes de la comunidad de forma totalmente gratuita.

“Estamos orgulloso de usted gobernador,  que ante la situación delicada que atraviesa el país por un Gobierno Nacional que no hizo nada de nada ni va a hacer por los argentinos, solo ha endeudado, cerrado fábricas y comercios, le quitó beneficios a los jubilados y tantas otras decisiones negativas para el pueblo. Usted sigue trayendo al pueblo formoseño este operativo solidario con médicos profesionales de distintas especialidades donde nos permite asistir a nuestros niños en el lugar en donde viven. Por lo que vuelvo a reiterar, como no sentirse orgulloso de su gestión que brindó obras en la localidad, como escuelas y centros de salud,  varios de ellos han quedado enterrados por el sedimento que ha ocasionado la creciente del río Pilcomayo. Pero aún así siguen construyendo en estos últimos cuatro años con recursos propios, más lento pero a paso firme”.