Compartir

En 1997, durante el gobierno de Carlos Saúl Menem, los docentes de todo el país montaron un campamento en la Plaza del Congre que se extendió tres años en reclamo de mejoras salariales y de una ley de financiamiento educativo.

Rubén Darío Villalba, ex ayunante de la Carpa Blanca en representación de Formosa recordó aquellos duros momentos desde su actual trabajo en , la escuela 35 de Palo Santo.

“Fue una experiencia muy linda, si bien exponíamos nuestra salud ayunando. Era una dieta líquida, consumíamos caldo y Gatorade, tuve la suerte de estar dos años consecutivos en la Carpa Blanca, un mes en cada año. He adelgazado bastante pero eso no importó porque la lucha era justa, lo que pedíamos valía la pena.  Algunos compañeros tuvieron que volverse porque se enfermaban a causa del ayuno” recordó.

Agregó que “Nosotros luchábamos por la escuela pública, la Ley Federal de Educación. Pasaron 20 años de la Carpa Blanca y seguimos sin ser reconocidos los docentes, nos sentimos vapuleados por la opinión pública, pero cuando palpan la realidad, se dan cuenta. Si bien no estamos bien pagos, y hay un tire y afloje entre docentes y el gobierno”.

Al hablar de la actualidad, comentó que “Escuché con atención al presidente, quería saber cuál era su mensaje a pesar de que no me representa porque no lo voté, pero fue muy triste porque no tuvo contenido”.

Adelantó el maestro que “No vamos a bajar los brazos en la lucha, vamos a llegar hasta las últimas consecuencias. No vamos a permitir desde nuestro lugar de trabajo, no puede venir un enfermero a estar frente al aula, por cuatro horas, y como padre tampoco permitiré que alguien que no esté capacitado le de clases a mi hijo”.