Compartir

En una nueva jornada de inmunización contra el COVID-19, jóvenes capitalinos de las clases 1991 a 1993 recibieron la primera dosis de inoculación.

Es así que, la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR), llegó hasta a algunos de los 13 establecimientos que funcionaron como centros vacunatorios y dialogó con algunos de los cientos de nuevos beneficiarios.

Este es el caso de Carmen del barrio Sagrado Corazón de María, quien precisó que para ella ser inmunizada es muy importante porque debe ir al trabajo todos los días, lo que hace que se encuentre más expuesta.

Siguiendo la misma línea, Yaquelín declaró: “Vine temprano porque estaba muy ansiosa por recibir la vacuna. Sinceramente, ahora me siento más protegida”.

Además, compartió con esta Agencia, que sus papás ya tienen las dos dosis y que su inoculación “lleva más tranquilidad al círculo familiar”. “Igual continuamos cuidándonos como indica el protocolo”, aseguró.

Por otra parte, Hernán de 30 años domiciliado en el barrio San Antonio, destacó no sólo el haber sido inmunizado, sino que el centro vacunatorio “se encontraba cerca a su domicilio”.

A su turno, Florencia, con gran entusiasmo confesó: “Me pone muy contenta ver a tantos jóvenes de mi generación que vengan a inmunizarse, porque habla de un compromiso con ellos, pero también con sus seres queridos”.

Y expresó: “También estoy muy conforme y agradecida con la decisión política del Estado provincial de hacer llegar la vacunación a todos los rincones de la provincia. Estamos cada vez más cerca de superar esta pandemia que tanto mal nos hizo».

Resaltando el ritmo maratónico del Plan Provincial de Vacunación que se viene desarrollando desde diciembre del 2020, es importante hacer hincapié en la gran labor realizada por cada personal sanitario y cada voluntario militante por la salud y la vida, que acompañan los operativos.

De esta manera, el Gobierno de la Provincia viene desarrollando en forma exitosa la estrategia sanitaria para continuar haciendo frente esta pandemia, que sorprendió y lastimó sin piedad al mundo.