Cerró ronda de testigos con un Hernández “contra las cuerdas”

Compartir
Horas antes de dejar el cargo de intendente vía decreto se hizo una millonaria compensación  de deudas a él mismo y sus colaboradores, entre ellos el actual diputado radical Osvaldo Zarate y la niñera convertida en senadora Fabiana Lezcano.
 
Este lunes cerró la ronda de testimonios en el marco del juicio oral y público contra el ex intendente radical Gabriel Hernández, quien de acuerdo al aporte de los testigos, quedo contra las cuerdas. Es que durante todo el debate, jamás pudo explicar que paso con los 80 mil pesos o dólares que desaparecieron y que el argumento los uso para pagar salarios, pero que no existe ninguna registro contable de ello, por lo que la gestión comunal posterior a debió devolver esa suma ante el cargo fiscal federal.
Incluso los propios testimonios de ex funcionarios municipales de la esfera administrativa-financiera de la gestión Hernández, como Jorge Loza y María Luisa Capello, divagaron en contradicciones y suposiciones, y terminaron complicando aún más al ex jefe comunal con sus sugestivos olvidos ante el tribunal.
Quien cerró la ronda de testimonios fue la ex concejal Blanca Denis,  describiendo montos, fechas y los manejos oscuros de los recursos existentes en las arcas municipales. Con lo del dinero desaparecido que jamás pudo probarse que tuvo destino legítimo como afirmo Hernández, quedo prácticamente probado el delito de peculado contra este.
Y surgieron muchas más situaciones delictivas incluso, con el manejo de subsidios y una situación muy particular y realmente repudiable: Mientras los empleados no cobraban sus salarios por varios meses, Hernández a pocas horas de dejar su cargo de intendente, saco un decreto y se compenso deudas por más de dos millones de pesos a el mismo y a casi una veintena de sus funcionarios, apareciendo entre los beneficiados el diputado provincial Osvaldo Zarate y quien fuera su niñera y luego senadora nacional, Fabiana Lezcano.