Compartir

“Más que nunca resulta un imperativo de la hora la unidad de concepción y la acción en la defensa genuina de los derechos sociales y la propia soberanía nacional, bajo la consigna: unidad en la acción por la dignidad de todos los argentinos”, destaca la delegación local de la Confederación General del Trabajo, en un pronunciamiento dado a conocer con motivo de conmemorarse hoy 17 de octubre, el Día de la Lealtad, entendiendo que “la realidad marca que hay un país destruido por la avalancha neoliberal”.

El documento que suscribe el delegado regional local, Hilario Martínez, formula un descarnado análisis de “la realidad social y económica de nuestro país”, en el cual pone de relieve que “se debe tener presente que a los dirigentes sindicales los eligen los trabajadores y a ellos se deben en primera instancia. Y el conjunto de la dirigencia social, política y sindical debemos pensar y tener en cuenta que no habrá futuro para el pueblo trabajador con un país destruido por la avalancha neoliberal de apertura de importaciones y tratados internacionales que destruyen trabajo argentino.”

“En una primer lectura de la realidad social y económica de nuestro país, debemos tener en cuenta que desde la primera etapa de estos pocos meses de gestión del gobierno de Cambiemos, en la figura de Mauricio Macri y sus seguidores, el gobierno pretendió descomprimir los efectos de sus políticas macroeconómicas, sin dudas lesivas para trabajadores, humildes y desposeídos de nuestro país”, puntualiza, en tanto remarca que “la distribución de ingresos, recientemente dejan en claro como se afecta a los trabajadores formoseños , ya que los cuadros descriptivos que diera a conocer también son contundentes y como ejemplo citaremos algunos números del cuadro comparativo de los años 2016/17: Formosa 4,17%, Catamarca 127,6%, La Pampa 639,1, Jujuy 369 y Buenos Aires 99%.”

Acota luego que “estas maneras de realizar regulaciones hacia la población laboral activa de Formosa y el país entero no son más que distribución de los riqueza para unos pocos, determinando el bloqueo del paso al futuro, condenar a la diáspora social y a la banquina de la historia a contingentes importantes de compatriotas, que comienzan a perder sus proyectos de vida, que desde ese momento se convierte en una lucha por la sobrevivencia. Ese modelo propugnado por el neoliberalismo es el que le permite bajar costos laborales, mejorar los términos de intercambio en las exportaciones, crear desocupación social para la flexibilización laboral. Un modelo darwinismo, donde sucumbre el más débil. Tal es el grado de impacto negativo en el campo social que en menos de ocho años de gestión, ya provocaron la pérdida de más 120 mil puestos de trabajo.”

Al mismo tiempo, destaca que “el promocionado Plan Belgrano hace aguas por donde se lo mire, en idéntica sintonía marchan sus promotores locales. Desconcertados por no atinar que realmente promocionar, ya que el año cierra y no solo no concretaron iniciar una sola obra, sino que todo hace avizorar que nada se modificará en el 2017.”

Compromiso con el Pueblo trabajador

Por otra parte, el pronunciamiento cegetista resalta que “los trabajadores no somos contestatarios, simplemente somos coherentes con nuestro compromiso con el pueblo trabajador y eso lo expresan cientos de miles de militantes de todo el país, anónimos, sacrificados, solidarios, invisibles a los dirigentes que siguen transitando alfombras, antes que las calles o el barro de los barrios, son las siempre honrosas excepciones.”

“Esos miles, que se manifiestan por las tarifas y los despidos, que los que denuncian la persecución a notables dirigentes políticos, social o sindical, esos compañeros mantienen viva la llama de Perón y de Evita. Junto a ellos, quienes tenemos la responsabilidad de conducción y de representación genuina, debemos promover la generación de acciones que permitan mantener encendidas las antorchas que iluminen en camino a la reafirmación de los derechos de todos los trabajadores y en particular a denunciar y corregir la inequidad política y social en que se pretende sumir a los formoseños, con la supresión del Presupuesto nacional, de importantes y estratégicas obras públicas que ya estaban aprobadas y que están orientadas al desarrollo provincial, con su consiguiente impacto en la generación de fuentes laborales directas e indirectas en toda la geografía provincial”, concluye.