Compartir

La temperatura adecuada, la higiene y la correcta manipulación de los productos son esenciales para evitar enfermedades y cuidar la salud

Las celebraciones por las fiestas de fin de año son ocasiones especiales para el encuentro con familiares y amigos, los que generalmente se producen alrededor de una mesa en la que se comparten alimentos.

Por eso, en estas fechas no se debe perder de vista que la incorrecta conservación de los alimentos o falta de cuidados higiénicos, puede generar la proliferación de bacterias peligrosas para la salud, causantes de las Enfermedades Transmitidas por Alimentos denominadas (ETA).

En este sentido desde el Ministerio de Desarrollo Humano provincial se brindaron a la población una serie de consejos y recomendaciones para prevenir este tipo de afecciones que se producen cuando se consumen alimentos o se bebe agua que contiene contaminantes peligrosos.

Algunos síntomas causados este tipo de intoxicaciones incluyen diarrea, vómitos o dolores semejantes a los de una gripe, los que pueden comenzar desde unas horas hasta unos días después de ingerir el alimento o agua contaminada.

Habitualmente, para las reuniones de fin de año se suelen preparar gran cantidad de comida porque la mesa familiar congrega también a un número importante de personas, con lo cual se deben tener ciertas precauciones y poner en práctica medidas básicas sobre higiene y manipulación de alimentos.
Consejos prácticos y seguros.

Desde el momento en que se compran los alimentos, hay que ocuparse de su inocuidad. En primer lugar elegir un mercado que posea orden y limpieza en sus instalaciones y temperatura acorde en sus heladeras y freezers. Además en el carrito de compras se deben cargar primero los alimentos no perecederos y por el último los perecederos a fin de que no permanezcan tanto tiempo fuera de la cadena de frío, la cual no debe superar las dos horas.

En tanto que al momento de seleccionar los alimentos que va a comprar debe tener en cuenta por ejemplo: El estado de las latas (no deben estar hinchadas, abolladas u oxidadas, y sus bordes deben encontrarse perfectamente sellados. Asimismo los envases de otros alimentos no deben presentar roturas, pérdidas, etc. Los huevos no deben presentar grietas y deben estar limpios. Los productos del freezer deben estar completamente congelados.
Por otra parte se sugiere separar los alimentos de acuerdo a su tipo. Tener presente que los jugos de algunos productos pueden contaminar a otros (separar las carnes crudas de los productos listos para consumir y las verduras). No poner en la misma bolsa artículos de limpieza con alimentos.

Temperaturas adecuadas
Debe evitarse colocar los alimentos en zonas calientes, como por ejemplo cerca del motor del auto o al sol y deben ser guardados inmediatamente al llegar a la vivienda. Los que requieren frío primero, en la heladera o el freezer.

Si se trasladan alimentos de un domicilio a otro, asegurarse de que no permanezcan más de 2 horas a temperatura ambiente y que estén tapados. Las sobras no deben guardarse en el refrigerador durante más de 3 días y no deben recalentarse más de una vez.

Se recomienda no descongelar los alimentos a temperatura ambiente, ya que pueden multiplicarse las bacterias. Es más apropiado hacerlo en la heladera, microondas (si se los va a cocinar inmediatamente), o como parte de la cocción. Al recalentar los alimentos, estos deben alcanzar como mínimo 75ºC. Además, en lugar de servir la comida en una fuente grande, es preferible colocar los alimentos en varias fuentes pequeñas para evitar que permanezcan mucho tiempo a temperatura ambiente.
Higiene: antes, durante y después de preparar la comida
Las manos son una fuente de contaminación de bacterias. Por eso, es necesario lavarse las manos con agua y jabón durante 20 segundos antes, durante y después de manipular alimentos, ir al baño, tocar animales, manipular dinero, sonarse la nariz, estornudar o toser, cambiar pañales, utilizar productos de limpieza y tocar o sacar la basura.

Por otro lado siempre deben lavarse las superficies que tengan contacto con los alimentos (tablas para cortar, platos, utensilios, mesadas) antes de comenzar a preparar cada alimento, después de prepararlos y antes de continuar con el siguiente.