Compartir

A partir de una planificación surgida en base a un análisis de la realidad social, es que el gobierno dispuso habilitar el primer Centro de Día –distrito 1- del IAPA en la localidad de Ingeniero Juárez para la atención de personas con problemas derivados de las adicciones.

Sin embargo y pese al enorme esfuerzo, los profesionales encuentran obstáculo en los propios padres de algunos jóvenes para que estos inicien el tratamiento adecuado.

Quien así lo advierte es el administrador del Instituto de Investigación, Asistencia y Prevención de las Adicciones (IAPA), licenciado en psicología, Marcelo Kremis, quien explico que “se tenía un diagnostico de que esta comunidad era uno de los lugares donde se debían reforzar las acciones tendiente a facilitar la accesibilidad a los profesionales y servicios, además de potenciar todo lo relacionado a lo preventivo”.

Es que se asigno ese carácter primario como parte de las estrategias tendientes a multiplicar los recursos para hacer frente a esta que es una de las más preocupantes problemática sociales instalada en el mundo: la drogodependencia.

Lo expuesto surge nuevamente a partir d lo ocurrido días atrás en la localidad de Ingeniero Juárez, donde jóvenes indígenas violentos atacaron a la policía.

“Es una lástima que el consumo de alcohol y otras sustancias provoque estos altercados, y justamente en vista de esta situación es que hace un año se instalo un Centro de Día del Instituto IAPA en la localidad de Ingeniero Juárez”, expuso, señalando que el equipo interdisciplinario que allí trabaja realiza de manera constante tareas preventivas, como así también labores asistenciales, ya sea en la modalidad ambulatoria o centro de día y también en aquellos casos que es necesaria la internación”.

Explico que “el Centro de Día ambulatorio ubicado en esta localidad atiende a 60 adolescentes con diversas problemáticas, además existen 50 adolescentes más que son visitados en sus hogares y que aun no tienen la predisposición para iniciar un tratamiento”.

Con respecto a este grupo violento, que los lugareños aseguran están identificados, revelo: “En estos casos lastimosamente hay veces que los padres son los que ponen obstáculos para que su hijo/a inicie el tratamiento necesitado, es allí cuando recurrimos a las instituciones judiciales para así poder brindarle la ayuda necesaria al adolescente. Inclusive hay casos en que los propios padres tienen problemas de alcoholismo”.

Kremis recordó que “el consumo problemático de alcohol, lamentablemente se da en todos los sectores sociales, sin diferencias de razas ni religiones, lamentablemente es un fenómeno que sea universalizado y que aparece como un factor que complejiza situaciones que están instaladas en una comunidad como es el caso de Ingeniero Juárez, este problema debe ser abordado de una manera integral, no desde un solo organismo ni desde una única perspectiva, sino que con la participación y el compromiso de cada uno de los actores sociales que conforman la comunidad”.