Compartir

Decenas de familias se vienen presentando ante la Defensoría del Pueblo, denunciando que la empresa constructora “Armando Casas” con domicilio en Dean Funes al 600 de esta ciudad, “incumple los contratos suscriptos oportunamente, a pesar de que continúan pagando puntualmente sus cuotas y que en la mayoría de los casos ya han acumulado abonos de $200.000 hasta más de $300.000 y sin que existan adelantos o progresos en sus construcciones, las cuales muchas se encuentran abandonadas”.

El Ombudsman José Leonardo Gialluca señaló que el próximo miércoles 24 a las 20 en la sede de la Defensoría del Pueblo, sito en calle Padre Patiño 831 se convoco a todos aquellos ciudadanos – consumidores, damnificados por esta firma y para lo cual se sugirió que cada uno se acerque con toda la documentación correspondiente, ya sea que hayan comprado el terreno a la misma o lo hayan ofrecido en su momento, dado que existen distintas modalidades en las contrataciones que actualmente se incumplen.

Desde el organismo de la Constitución, también se señaló que “en la actualidad, existe una nueva sociedad con nuevos socios – gerentes y que por ello hemos pedido los informes correspondientes al Registro Público de Comercio. Es cierto que los responsables de entregar las viviendas en tiempo y forma reconocen que se encuentran con grandes atrasos en las obras pero por problemas internos de la empresa y han manifestado su voluntad de continuar con las mismas y no defraudar a sus clientes, pero eso no alcanza y no es un justificativo que tranquilice a quienes hoy se encuentran pagando alquileres o viviendo de prestado.

Para esto, desde la Defensoría primero se concretará una reunión con todos los perjudicados e inmediatamente se determinarán las acciones a seguir, siempre respetando la voluntad de las personas que firmaron los distintos contratos. Institucionalmente se consideró que las excusas no son válidas y que esto encuadra dentro de lo que es el denominado “riesgo empresarial” y que no se puede engañar o abusarse de la gente de esta manera al punto que, si no se llega a una Conciliación o Acuerdo individualmente o en grupos, directamente iniciaremos las acciones judiciales civiles y penales correspondientes, además de las presentaciones por ante la AFIP en atención a las irregularidades que ya hemos detectado. Finalmente se señaló que la idea central de este Organismo de la Constitución, es que se pueda solucionar sin llegar a la Justicia cada uno de los reclamos, pero nadie puede escudarse en la actual crisis económica para no cumplir con los contratos suscriptos.