Compartir

El doctor Julián Bibolini, aclaró que la causa de la muerte de Saturnina Roa, de la ciudad de Clorinda, se debió a un tromboembolismo pulmonar agudo grave, desencadenado por el coronavirus.

Tales afirmaciones se dieron en el parte de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19. A la vez, el especialista insistió en que la captación temprana de un caso positivo es de vital importancia para realizar el tratamiento y evitar la muerte.

En este contexto, Bibolini explicó de qué manera el SARS-coV-2 evoluciona en el cuerpo humano y cómo llega a desencadenar la muerte; “la enfermedad COVID-19 está causada inicialmente por un virus, en un momento determinado el virus se va, pero la enfermedad continúa”.

“Comienza la infección, y a medida que pasa el tiempo -10 a 14 días- comienza un proceso inflamatorio agudo que puede ser de varios días y que por eso hacemos hincapié en el tiempo de consulta; ya que cuando más temprano consultan permite al especialista hacer tratamientos con el suero hiperinmune o con el plasma convaleciente y si consultan luego de los 14 días el tratamiento ya no es efectivo”, desarrolló el especialista en infectología.

Por lo que, “entre los 14 y 24 días el virus desaparece y el estudio de PCR va dar negativo en ese momento de la evolución; pero la persona (Saturnina) tuvo el antecedente del coronavirus. La enfermedad siguió su curso y desencadenó una complicación en este periodo en el que el virus ya no estaba pero sí el proceso inflamatorio”.

“La señora falleció por un tromboembolismo pulmonar agudo grave que fue desencadenado por el coronavirus. No es que fue el virus propiamente dicho, lo que causó es una lesión en esa persona y posteriormente, le causó por desgracia el fallecimiento”, remarcó Bibolini.

Y reiteró en que “insistimos en la consulta temprana y en no dejar pasar los días porque son días muy valiosos para el tratamiento”.

Parte médico

En otro momento de la conferencia, el especialista se refirió al estado de salud de los 69 pacientes que transitan la enfermedad de coronavirus.

“De las 69 personas que están internadas en diferentes lugares de la provincia de Formosa, 18 de ellas están con mayor observación médico-clínico en el Hospital Interdistrital de la Contingencia Evita y a su vez, son 10 en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI)”, indicó Bibolini.

Asimismo, contó que de los diez pacientes en UTI, ocho de ellos requieren de asistencia respiratoria mecánica y las dos restantes necesitan un “mejor control por sus comorbilidades y el cuadro moderado en el que se encuentran”.

Por último, Bibolini dijo que “el resto de los pacientes están estables bajo seguimiento médico y por enfermeros, esperando cumplir su tiempo de internación y puedan regresar a sus hogares”.