Compartir

Este lunes, el médico infectólogo Julián Bibolini, advirtió que pese a la disminución de los contagios, los casos graves por COVID-19 siguen siendo altos. Al momento, son 129 los pacientes en una Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del sistema público de salud, 93 de ellos con asistencia respiratoria mecánica.

“A pesar que los números nos favorecen y que disminuyen los casos, el descenso de las terapias intensivas está muy lento. Hoy tenemos 129 personas en UTI, 93 de ellas con asistencia respiratoria mecánica –son las que tienen peor pronóstico y mayor posibilidad de fallecer- el resto, con oxígeno con máscara de alto flujo, el casco Helmet, y aportes de mascarillas con oxígeno”, especificó.

Asimismo, recordó que al control diario por COVID a las y los pacientes, se suman los controles y tratamientos por sus comorbilidades, que muchas veces son una pieza clave en la desmejoría del caso; “están también sus patologías de base que hacen que requieran de terapia intensiva”.

Finalmente, Bibolini reiteró que la vacunación contra el coronavirus es una herramienta de prevención fundamental para limitar los efectos sanitarios y económicos de la pandemia, ya que la vacuna contribuirá́ a reducir la circulación del virus, las hospitalizaciones y las muertes relacionadas con la enfermedad y ayudará a restablecer de manera gradual una nueva normalidad.

“La vacuna es la principal herramienta para evitar las infecciones o que en caso de adquirir la enfermedad, evitar que sea de manera grave o fallecer. Hacemos hincapié en la importancia de vacunarse al momento que les toque, todas son efectivas y seguras”, concluyó.