Defensa al Consumidor secuestró 100 toneladas de mercaderías vencidas en 31 días de controles

Compartir


Lo informó el arquitecto Edgar Pérez, quien aseguró que los controles a los comercios continuarán en defensa de la salud y el bolsillo de los formoseños.

Desde la Subsecretaria de Defensa al Consumidor y Usuario de la provincia se informó este viernes que tras 31 días de trabajo de fiscalización y control de góndolas y de depósitos de comercios de la ciudad capital y el interior provincial, se secuestraron 100 toneladas de mercaderías vencidas.
La cifra de productos no aptos para el consumo fue confirmada por Edgar Pérez, funcionario a cargo de la Subsecretaría de Defensa al Consumidor, quien advirtió que “el número abultadísimo involucra directamente a las personas, como comerciantes y empresarios de esta actividad, que vaya a saber por qué motivos ponen a la venta estas mercaderías, que van desde alimentos, productos de higiene hasta medicamentos”.
En ese sentido, sostuvo que en Formosa «hay una clara decisión del gobernador Gildo Insfrán que está orientada a proteger la salud, que es lo más preciado que tenemos todos, y el bolsillo de los formoseños» y en tal sentido, afirmó que los controles “van a continuar”.
Asimismo, subrayó que hay una política a nivel nacional tendiente a garantizar el abastecimiento y el acceso a los bienes básicos de consumo a través de dos vías: «uno es la inyección de recursos económicos a las familias más carenciadas del pueblo argentino; y el otro, adoptando medidas, como ser la Ley de Defensa al Consumidor, la Ley de Abastecimiento, la Ley de Procedimiento Administrativo”.
Consideró que “estas leyes dan herramientas al Gobierno para adoptar las medidas que se han tomado, la intervención de mercaderías, el retiro y secuestro de productos vencidos no aptos para el consumo y la disposición final de destrucción de las mercaderías», como se viene realizando en los procedimientos que se llevan adelante en la provincia desde que fueron dictadas por el presidente Alberto Fernández.

Controles en el interior

Por otra parte, el arquitecto Pérez también se refirió a los controles realizados en las localidades de General Belgrano y Pirané. En la primera, se secuestraron 4,5 toneladas de productos, mientras que en la segunda fueron 57 toneladas las mercaderías decomisadas.
“En Belgrano encontramos que el gas estaba por encima del valor permitido, entre $ 450 y $ 500. Aquí nos encontramos por un lado, con la empresa de gas que comercializa a un precio superior al que se debe vender, incluso al consumidor; y por otro, hay comerciantes que aprovechando la posición dominante en el comercio local se abusan del habitante de la localidad”, detalló Pérez en torno a las irregularidades detectadas en la venta de gas en garrafas de 10 kg.
Otro planteo denunciado por los consumidores fue que no pueden acceder a una garrafa de un color distinto del que poseen, lo cual “no se puede permitir, no hay restricción del color, en cualquier lugar puedo ir con un color y llevarme otro color, no existe esa restricción a la compra”, afirmó categórico.

Controles en General Belgrano

Ante lo expuesto, aseguró que el gobierno de Formosa tiene una clara política de regulación del precio del gas envasado. En ese contexto, la provincia cuenta con una Planta de Fraccionamiento y Envasado de garrafas que “permite que los formoseños tengan la posibilidad de tener gas al precio que fue fijado por el Gobierno Nacional y, por ende, las demás empresas que comercializan este producto deben respetar el precio de $350”.
Continuando con los operativos en la localidad de Belgrano, comentó que “en un depósito mayorista los fiscalizadores encontraron que había más de 50 garrafas llenas ubicadas en un espacio cerrado, donde se detectó desprendimiento de gas, lo cual es una situación que pone en riesgo la salud pública”, procedimiento que contó con la presencia de personal policial.
Además, describió que en el mismo mayorista, se encontraron medicamentos que “no pueden ser comercializados por otro que no sea una farmacia habilitada, y estaba en un local mayorista de venta de mercaderías”, motivo que llevó a la clausura del local.
Por último, resaltó que en Pirané se secuestraron 57 toneladas de mercaderías vencidas encontradas en el depósito de un supermercado.
En este lugar, las mercaderías habían sido puestas en góndola con la alteración de la fecha de vencimiento, lo cual advirtió el funcionario “muestra la ambición despedida y desprecio por la salud de los formoseños de algunos empresarios, a los cuales sin duda desde el marco normativo que nos da la ley, vamos a seguir insistiendo para que esa conducta se termine”.