Compartir

Las brigadas sanitarias recorren las casas, haciendo un fuerte trabajo de educación y concientización con los vecinos a fin de prevenir la enfermedad.

Los operadores sanitarios del Ministerio de Desarrollo Humano, trabajan de manera simultánea en distintas localidades del territorio provincial, articulando tareas con los municipios locales y Vialidad Provincial, para continuar fortaleciendo las labores preventivas vinculadas a la prevención del dengue.

De manera especial, insisten en el “control focal” mediante la eliminación de los criaderos de mosquitos y el uso del larvicida, medidas claves que se suman al uso del repelente, el descacharrizado y las fumigaciones, tanto en los domicilios como en los lugares públicos.

En las recorridas con visitas casa por casa, los brigadistas muestran a las familias las técnicas que deben aplicarse para el denominado control de focos. Para ello, en primer lugar, proceden a la identificación de los criaderos de mosquitos, luego se hace la correspondiente neutralización. Al mismo tiempo, se enseña la forma correcta de eliminación del recipiente, o bien, si no puede eliminar debido a su uso, se explica cómo debe hacerse la aplicación adecuada del larvicida.

Entre las acciones preventivas, los brigadistas indican, además, cuales son los objetos a los que debe prestarse mayor atención y el paso a paso de cómo deben tratarse adecuadamente, para evitar que los mosquitos pongan allí sus huevos. 

“La tarea principal de las brigadas cuando llegan a los domicilios, es enseñar a las familias cómo seguir las recomendaciones al pie de la letra para colaborar con la prevención de la forma correcta. Y concientizar sobre la importancia que tiene evitar que los mosquitos se sigan reproduciendo, porque al haber menos mosquitos, hay menos probabilidades que circule la enfermedad”, consideró el responsable del Departamento de Vectores y Zoonosis, veterinario, Alejandro Romero.

Recalcó, seguidamente, que “en invierno la prevención debe seguir de la misma manera que en las otras épocas del año”. Atribuyó esta recomendación a que los mosquitos depositan sus huevos en las paredes de los recipientes “y si estos no se eliminan o no se limpian y friegan, los huevos quedan adheridos, no mueren, resisten durante más de un año y al mínimo contacto con el agua siguen su proceso hasta convertirse en un mosquito adulto con alas, que puede picar y transmitir el dengue”.

Labor semanal

Romero comentó que, en la última semana, los operadores concretaron tareas de prevención en los barrios: San Juan Bautista, Las Tortolitas, San Jorge, Sagrado Corazón y La Nueva Formosa, de la ciudad capital, donde hicieron hincapié en el descacharrizado, apelando a la colaboración de los vecinos.

En tanto en el interior, organizaron operativos en cada una de las localidades que cuentan con una base de Vectores “las cuales están distribuidas estratégicamente para abarcar las diferentes zonas, a lo largo y ancho del territorio”. Así, reforzaron tareas en Clorinda, El Colorado, Villa Dos Trece, Pirané e Ingeniero Juárez.