Compartir

A través de una coordinación entre hospitales de diferentes niveles y centros de salud, familias formoseñas de distintos puntos de la provincia acceden a múltiples prestaciones que se brindan desde la red de salud pública tanto el localidades, colonias como en comunidades originarias.

Formosa viene experimentando un enorme crecimiento a nivel estructural, que ha mejorado las condiciones en las instituciones sanitarias, educativas, así como en las rutas, energía eléctrica, entre otros. En el cuidado de la salud, se puede visualizar la presencia de efectores en todos los puntos de la provincia, lo cual viene acompañado de permanentes capacitaciones del recurso humano.

Uno de los casos se da en la comunidad originaria La Pantalla, ubicada en cercanía a Las Lomitas, en el centro de la geografía provincial. Allí existe un Centro de salud que depende del Ministerio de Desarrollo Humano formoseño, en donde trabaja el agente Oligario Aranda.

El trabajador sanitario señaló que “nuestro Centro de salud está a disposición de las familias de la comunidad en todo momento, tenemos las puertas abiertas los 365 días del año con guardias de enfermería que se extienden de lunes a domingo durante las 24 horas”.

“El hospital distrital de Las Lomitas se encuentra a poca distancia, por lo que cualquier urgencia que supere nuestro nivel de complejidad en la atención lo derivamos en ambulancia hasta el nosocomio”, detalló en referencia al abordaje en red que se brinda  a los pacientes desde el sistema público de salud.

Concientización

Además de las atenciones integrales que ofrecen a cada uno de los pacientes que llegan hasta el Centro de salud, “también realizamos acciones destinadas a promocionar hábitos saludables en el marco de la prevención de enfermedades”, aseguró Aranda.

Según reveló, entre otros temas es el caso de “consejerías que estamos realizando en toda la comunidad hablando con las familias, como por ejemplo sobre los cuidados en las casas para prevenir la aparición de la vinchuca, que al picar transmiten la enfermedad de chagas. Lo mismo para evitar criaderos de mosquitos (Aedes aegypti) vector del dengue, chikungunya y zika”.

Finalmente señalo que esto se debe a que “como agentes de la salud pública nos ocupamos de hablar con cada uno de los vecinos, con el objetivo de hacerles llegar información que hace a los cuidadas en el hogar. Es un trabajo sencillo que ayuda a las familias a tener sus hogares libres de agentes difusores de enfermedades”.