Compartir

Para el ministro de la Producción y Ambiente, Raúl Quintana, el segundo remate ganadero que acaba de realizarse en El Quebracho –-comunidad distante a unos 560 kilómetros al oeste de esta ciudad-, más allá de la rentabilidad que dejo a los productores de la zona, “patentiza un justicia social con mayúsculas y la cabal demostración de la soberanía territorial generada por aborígenes y criollos de la región”.

Junto a los intendentes de la zona, como Rafael Nacif de Ingeniero Juárez y Orlando Blasco de El Chorro, el titular del Instituto PAIPPA, Carlos Sotelo, el diputado provincial Roberto Vizcaíno, y la dirigencia pecuaria del oeste, se realizo este remate aun ante lluvias que superaron los 120 milímetros pocas horas antes.

El ministro evoco cuando “siempre con recelo nos preguntaban que veníamos hacer a esta zona oeste a la cual miraban como lejana y con pocas chances de desarrollarse, la mejor respuesta es este avance, demostrativo de que es posible que aborígenes y criollos convivan bajo un proyecto común”.

Para Quintana “la gran hacedora de todo esto es la política, por más que sea una palabra malmirada. Pero lo digo con todas las letras: si no fuera la política del gobierno provincial de la gestión (Gildo) Insfrán tamaño desarrollo jamás se hubiera logrado”.

Significo los jóvenes estudiantes aborígenes y criollos de las tres escuelas técnicas de la zona que se sumaron activamente a todo el programa, entendiendo que “demuestra que lo semilla sembrada cayó en tierra fértil y evidencia de que esta transformación ya no tiene retorno y todo lo que vendrá será para mejor”.

Dejo en claro que “todo esto excede un remate de hacienda y pone en valor a un estado que a través de sus diferentes organismos marca una presencia efectiva y permanente en territorio. Se trabaja para la gente, y lo hace la Jefatura de Gabinete, los ministerios de Educación, Desarrollo Humano, Planificación, Comunidad, cada uno con su aporte para hacer realidad esta comunidad rural organizada”.

“Esto definitivamente es un acto de justicia social, no hay otro parangón”, expuso categórico, apreciando que se ha generado una “soberanía en el territorio, un orgullo por lo propio, por su cultura y por todo este desarrollo a partir de políticas públicas que ejecuto caminos, energía eléctrica, agua potable, salud y mucho más”. Para Quintana “se han sentado enormes cimientos para soportar con suficiencia los desafíos que tenemos por delante y donde ratificamos al ser humano como eje central de todo esta plataforma”.