Stethoscope and heart
Compartir

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte y enfermedad en las personas a pesar de los avances en el conocimiento y control de los factores de riesgo asociados de los últimos tiempos.

En conmemoración a el Día Mundial del Corazón que se celebró ayer, el Departamento de Cardiología del Hospital de Alta Complejidad “Pte. Juan Domingo Perón” brinda información a la comunidad con el objetivo de concientizar sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención y sobre la importancia de llevar una vida sana.

Pequeños cambios en el estilo de vida puede generar grandes beneficios en la salud cardíaca y evitar enfermedades. En este sentido se recomienda que:
Cuidar la masa corporal y alimentarse bien: un peso adecuado se logra al equilibrar las calorías que se ingieren con las que se consumen durante el día. Preferir una dieta que aporten los minerales y vitaminas que el cuerpo necesita.

Observar el colesterol y la glucosa: el exceso de colesterol se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos y obstruye el flujo de sangre.
Dormir bien: al menos 8 horas diarias porque el descanso permite reponer energías. Evitar el consumo de estimulantes o el exceso de cafeína para rendir durante el día.

Mantenerse activo: por ser un músculo, el corazón necesita ejercitarse. Realizar actividad física de manera regular mejora la circulación sanguínea en todo el cuerpo.

No al estrés y la ansiedad: intentar generar espacios para desconexión
Controlar la presión: la presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Es importante chequearla constantemente ya que la hipertensión suele ser asintomática. Una medida útil es disminuir el consumo de sal.

No fumar: el tabaco disminuye la cantidad de oxígeno en sangre, estrecha y endurece la capa interna de las arterias y hace que la presión arterial aumente. Además, es el causante de la reducción de los niveles de colesterol bueno (HDL) en sangre y de incrementar los niveles del malo (LDL) y de los triglicéridos. Un cigarrillo diario es suficiente para aumentar el riesgo de ataque cardiaco o cerebral.

Cuidado con el alcohol y otras sustancias: al mezclarse con la sangre afectan el funcionamiento de muchos órganos del cuerpo.  La recomendación entonces es lograr un consumo moderado.

Diagnosticar a tiempo: se estima que la mitad de las personas que mueren repentinamente por males coronarios no sabía sobre su problema. Es fundamental la realización periódica de chequeos médicos, especialmente, si hay factores de riesgo.

Controlar la diabetes: puede provocar graves alteraciones en corazón, riñones, visión y extremidades inferiores. Si hay antecedentes familiares directos o se tiene sobrepeso u obesidad, se estará más predispuesto a desarrollarla.

Desde el área mencionada se hace foco en la prevención como mejor medida, pretendiendo fomentar hábitos saludables.