Compartir

Los productores bananeros se beneficiarán con una serie de medidas que estarán contenidas en un nuevo instrumento legal que propone la creación de cajones de banana para transportar su producción.

Justamente en el marco de la reunión del jueves último de la Mesa productiva realizada en el Concejo Deliberante de Laguna Naineck se trataron sobre las acciones llevadas y las nuevas programadas para este año para acompañar a los productores de los diferentes cultivos. En la ocasión, remarcó el nuevo marco legal que trata la importancia de utilizar nuevos cajones para garantizar la sanidad de la banana post cosecha.

En ese sentido, se resaltó que la fabricación de cajones de medida estándar es un paso importante en garantizar la sanidad porque va a permitir que los productores bananeros dejen de reutilizar los cajones de otra procedencia que afectan a su producción de manera sanitaria y económica. Al productor, según contaron, se le paga la banana por cajón y no por kilo y los cajones reutilizados tienen una capacidad mayor a la que exigen los mercados de consumo.

Desde el ministerio de la Producción y Ambiente junto al CEDEVA, el Instituto PAIPPA y la intendencia de Laguna Naineck trabajaron en la creación de un instrumento legal que garantiza al pequeño productor la sanidad post cosecha y que se le pague por la cantidad de kilos según establecen los grandes centros concentradores de acuerdo a las normativas ya vigentes.

Con este marco legal se beneficiará a los productores bananeros en varios aspectos: el principal es garantizar la sanidad e inocuidad del transporte de la producción y en segundo lugar, se fabricarán cajones estándares que respeten la capacidad de carga de 20 y 22 kilos de banana por cajón.

La reutilización de cajones generaba pérdidas debido a que cuentan con mayores capacidades y el productor enviaba más del 20 o 30% de producción en cada cajón. Ahora, con el tamaño estándar, podrán cobrar un precio justo por la cosecha.

También, este instrumento genera beneficios para las carpinterías regionales que serán las que fabricarán los nuevos cajones de medida estándar para los productores locales. Además, asegura la calidad fitosanitaria durante todo el ciclo de cultivo. Se protege al cultivo en la siembra, cosecha y post cosecha.