Compartir

A través del Decreto Provincial Nº 63/21, el gobernador de Formosa, el doctor Gildo Insfrán, creó el Programa de Asistencia Financiera Extraordinaria a la Economía Local para con diferentes medidas atenuar los efectos de la emergencia sanitaria que se atraviesa en las localidades con alerta epidemiológica por la pandemia del COVID-19.

Según recabó AGENFOR, este paquete incluye el apoyo económico directo a trabajadores formales y cooperativistas; línea de crédito subsidiada para MiPyMes; subsidios del 100% en los servicios públicos de agua y energía de pequeños y medianos comerciantes afectados por las medidas de aislamiento preventivo; medidas de alivio fiscal (moratoria, condonaciones y diferimientos) y refuerzo de partidas presupuestarias para los sectores sociales más vulnerables, robusteciendo los programas alimentarios provinciales.

En este marco, el primer mandatario autorizó la firma del convenio para hacer efectiva la Línea de Asistencia Financiera de Emergencia COVID-19 con el Banco Formosa, a través de la que se destinará $250 millones en créditos para las PyMes formoseñas con una tasa fija subsidiada del 25%.

De igual manera, facultó al Ministerio de Economía, Hacienda y Finanzas para la firma de convenios para la implementación de los subsidios de energía y agua para pequeños y medianos comercios de Formosa Capital y Clorinda afectados por las medidas sanitarias dispuestas ante la alarma epidemiológica verificada en ambas ciudades.

Fundamentos

Tal como se expresa en los considerando del instrumento suscripto por el gobernador Insfrán y los ministros de Economía, Jorge Ibáñez, y Planificación, Daniel Malich, a través del Decreto de Necesidad y Urgencia N° 287/21 del Poder Ejecutivo Nacional se establecieron nuevas medidas sanitarias temporales y focalizadas con el fin de mitigar el aumento exponencial de casos de COVID-19 en todo el país, facultando a los gobernadores de las provincias a implementar lo dispuesto en el mismo y a disponer medidas adicionales en el marco del artículo 128 de la Constitución Nacional y de las competencias que les son propias.

Fue así que por medio del Decreto N° 62/21 la provincia de Formosa adhirió a lo dispuesto por el DNU Nº 287/21, que fija la incidencia de casos confirmados por 100 mil habitantes en los últimos 14 días en una cifra igual o superior a 500 para determinar las zonas de “Situación de Alarma Epidemiológica y Sanitaria”.

Dicha incidencia en Formosa Capital es de 968 y en la ciudad de Clorinda es de 979, lo cual “evidencia objetivamente la grave situación epidemiológica que existe en ambas jurisdicciones”, se remarca.  

A ello debe sumarse el criterio de la ocupación de más del 80% de las camas de terapia intensiva, cifra que ya fue superada en el sistema de salud provincial.

Asimismo, en atención a la alta incidencia de COVID-19 verificada en Formosa y Clorinda, el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 “Dr. Enrique Servián”, por Resolución Nº 02/21 de fecha 1º de mayo, dispuso el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) para ambas ciudades a partir de las cero horas del día 2 de mayo del corriente y hasta el 15 de mayo inclusive.

Esta medida incluye la restricción a la circulación de personas y la suspensión de la flexibilización de actividades no esenciales, situación que genera un impacto en el normal funcionamiento de la economía local, viéndose afectado el desenvolvimiento de diversas actividades destinadas a la producción de bienes y servicios.

En tal sentido, es menester adoptar medidas que reduzcan el potencial impacto económico en los sectores comerciales y productivos, incorporando herramientas en beneficio de los empleadores y trabajadores afectados por las medidas sanitarias dispuestas, por lo cual el PEP decidió avanzar en la creación del mencionado Programa de Asistencia Financiera Extraordinaria a la Economía Local.