Compartir

El administrador general de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), ingeniero Fernando De Vido, se refirió a los trabajos de recrecimiento de los terraplenes del reservorio de agua potable en la localidad de Pirané y la continuación de los canales conectores y de conexión entre los esteros Pirané y Gallego, que permitirán la evacuación de los excedentes de agua en épocas de grandes lluvias. Obras hídricas que se realizan, en su totalidad, con fondos provinciales.

El ingeniero De Vido puso en resalto al sistema hídrico que construye para la provincia el Gobierno provincial, el cual a través de canales hizo llegar el vital líquido hasta las represas del Servicio Provincial de Agua Potable de la localidad de Pirané, “hace no más de 30 días Pirané vivía una profunda crisis por falta de agua; el sistema hídrico que construye para nuestro territorio el Modelo Formoseño nos permitió llegar con los canales a las represas del Servicio Provincial de Agua Potable, a la planta potabilizadora, con aguas que vienen desde el Bañado La Estrella, aguas de los desbordes del Río Pilcomayo y mediante todo un sistema hídrico que fuimos construyendo los formoseños”.

La obra hídrica permitió que en el reservorio Pirané y por los sistemas de canales y bombeos, haya una reserva de agua de más de 500.000 m³, que en esta etapa llegará a los 650.000 m³. “Es decir, que vamos a tener el agua que necesita la planta por un periodo mayor a 120 días”, explicó el ingeniero. 

En este sentido, De Vido manifestó que la ubicación geográfica de la localidad de Pirané hace que tenga un clima subtropical, y al estar rodeada de esteros pase de las extremas sequías a periodos de lluvias excesivas; razón por la cual se avanza en diferentes trabajos de sistematización de agua para conectarla, reservarla y/o evacuarla. 

“El recrecimiento que se está realizando en los reservorios de la planta de agua potable en la zona de Pirané nos va permitir contar con mayor volumen de reserva de agua, se están elevando los terraplenes que nos permiten almacenar el agua en una superficie de 44 hectáreas, lo que dará reservas de un millón y medio de metros cúbicos de agua. El consumo de Pirané de 300 días de almacenamiento”, señaló “Nando” De Vido.

Asimismo, los canales colectores permitirán que una vez llegadas las primeras precipitaciones se alimente el cuenco y el reservorio con estaciones de bombeo, además se avanzó en el trabajo del canal que conectará a los desagües del estero Pirané, su conexión con el estero Gallego -que es la continuación del escurrimiento de las aguas- el cual permitirá evitar y mitigar, los efectos de las grandes lluvias que se hacen presentes en ciertos periodos del año.

“Los canales que estamos construyendo en la zona del estero Pirané, en el nacimiento del estero Gallego, los trabajos de alimentación a los canales principales a través de canales secundarios son todas obras que nos permiten mitigar -fundamentalmente- los efectos de la sequía y nos va permitir gestionar y administrar los excedentes hídricos de las grandes precipitaciones que tenemos en otros periodos. Nuestro Modelo en el sistema de recursos hídricos se conjuga con las distintas fuentes que tenemos de agua: el Río Pilcomayo, el Paraguay, las fuentes del Río Bermejo, las precipitaciones y las aguas subterráneas, que trabajando en conjunto nos permite ir dando respuestas”, aseguró el ingeniero.

Sobre el final, puso en valor la decisión política del gobernador Gildo Insfrán quien “está al servicio de los formoseños con sus distintas problemáticas, ahora en un contexto de pandemia, desarrollando estos trabajos que nos permiten contar con un recurso tan importante como es el agua dulce. Todos los trabajos se realizan son con fondos provinciales”.