Compartir

El ministro de la Comunidad, Aníbal Gómez, expuso que han ampliado el plan de asistencia integral a familias afectadas por la crisis hídrica, la cual se ve agravada por las persistentes lluvias. Su par de la esfera de Planificación, Daniel Malich, expuso la necesidad de mantener un alerta ante el complejo escenario, no obstante de la mirada optimista de cara a pronósticos climáticos favorables para la semana entrante.

“En toda la provincia tenemos familias damnificadas por este exceso hídrico que generaron desbordes de ríos o riachos, sumado a las lluvias extraordinarias en forma permanente que han empeorado el ya de por si complejo escenario. Barrios de nuestra ciudad capital, poblaciones del interior y amplias zonas rurales están afectadas, y la emergencia está demandando una plan de asistencia integral, desde lo alimentario, salud, con la entrega de chapas, abrigos, cobertores, colchones y un despliegue logístico importante”, describió Gómez.

Indico por ejemplo que en la zona de Montelindo que está rodeada por riachos y bajos las familias de esa zona están muy castigadas por los desbordes, incluso dejando aisladas a poblaciones rurales, lo que demanda una atención permanente a través de todo el plan de contingencia diseñado por el Comando de Emergencia.

Expuso que “las escuelas en muchos casos son los centros preparados para atender a familias que han sido relocalizadas y también brindando servicios como el nutricional y en materia de salud”.

Incluso aludió a que el ministerio de la Producción y Ambiente está desplegando todo un dispositivo tendiente a llevar la ayuda a las producciones agropecuarias, como la atención alimentaria y sanitaria de los animales en las zonas altas donde se resguardan.

Malich

Por su parte, el ministro de Planificación, Daniel Malich, refirió a que la altura de 8,66 del rio Paraguay en atípica, sin embargo expuso el severo impacto para este escenario de emergencia, “pese a que no recibimos tanta agua como las vecinas provincias del Chaco y Corrientes”.

“Es un fenómeno de enorme magnitud que está afectando a todo el noreste argentino, y por supuesto no somos la excepción, por lo que hace ya tiempo tenemos en operación todo un plan para atender las afectaciones no solo en infraestructura sino las demandas básicas en lo social”, explico.

Dijo que aprecian con “optimismo el pronóstico de buen tiempo para toda la semana entrante”, sin embargo aclaro que “los diferentes organismos del estado mantendremos la asistencia necesaria que las familias requieren en este escenario difícil con el cual debemos convivir”.

“Anticipan un cambio de temperatura y el fin de las lluvias, que son las que nos están generando los mayores problemas a partir de que la crecida del rio se sostiene damnificando a más familias de otras localidades como Herradura y Banco Payagua a las cuales asistiremos”, afirmo.

Aludió Malich a que “mantenemos un alerta normal ante el cuadro de situación, sobre todo porque ante una lluvia extraordinaria en corto lapso de tiempo generan problemas y debemos responder con celeridad y efectividad”.

Renovó la recomendación a la comunidad de no asentarse en lugares bajos que son los primeros afectados ante este tipo de contexto y lo propio en no arrojar residuos como botellas plásticas en la vía pública que terminan afectando el normal escurrimiento de las aguas y los sistemas de bombeo.