Compartir

El ministro de la Comunidad, Aníbal Gómez, estuvo junto a sus colaboradores monitoreando el ingreso de familias evacuadas al asentamiento preparado para ese fin en cercanías de la comunidad de Vaca Perdida. Fue este lunes en el departamento Bermejo, el más castigado por las inundaciones producto de la extraordinaria crecida del rio Pilcomayo.

“Estuve monitoreando el traslado de más familias evacuadas en el terreno elevado que fue acondicionado para la relocalización de damnificados por las crecidas, charlando con la gente y poniéndome a disposición en lo que fuera necesario”, dijo el ministro.

Comento que en horas tempranas presidio una reunión de trabajo del Comando de Emergencia habilitado en el mismo asentamiento para albergar evacuados, donde cada área del estado provincial, municipios de la zona y los propios lugareños expusieron sobre el cuadro de situación.

“Hay una tarea coordinada a fin de llegar con la ayuda necesaria a cada familia que permanece en sus hogares, las que se auto-evacuaron en casas de familiares o amigos y aquellas que están ingresando a este centro de evacuados. Dar un techo, alimento, salud, educación y contención social, incluso algunas escuelas han habilitado el servicio nutricional en un sector de este lugar, son algunas de las prioridades”, preciso el ministro.

Dijo que la cartera de la Comunidad provee a cada familia que ingresa al centro de alimentos no perecederos, otros frescos como carnes y verduras, además de coordinar lo que necesitan en el lugar asignado para su relocalización provisoria.

Anticipo el ministro que se estará instalando en el lugar prontamente el tráiler sanitario que dispone de recursos humanos de diferentes especialidades, consultorios y equipamientos muy completos se instale en el lugar. Atención de excelencia e integral en materia sanitaria se brindara a todas las familias”.

Gómez pondero que “hay una contención completa a cada familia evacuada, se planifico hasta el mínimo detalle, incluso con trabajadores sociales asistiendo a quienes deben transitar por el lógico trauma de tener que dejar su casa”.

“Pero se les está brindando todo lo necesario para que esta etapa compleja sea lo más llevadera posible. Se les provee de luz eléctrica, agua potable fundamental para evitar la generación de algunas afecciones graves en niños y ancianos, víveres y otras asistencias sociales”, finalizo contando.