Compartir

En la nota del 10/02 titulada “Cuentas públicas: un débil equilibrio que obliga a reformular el Modelo Formoseño”, el politólogo Alejandro Pegoraro de la Consultora Politikon Chaco, comete una seria simplificación de lo que representa un modelo político, planteándolo y reduciéndolo a una mera cuestión de cuentas públicas.

En el desarrollo de la mencionada publicación, la contradicción se hace evidente al no confirmar datos precisos la afirmación tendenciosa del título. De manera contraria ,Pegoraro reconoce el crecimiento de la recaudación provincial de manera sostenida, así como del superávit financiero (aunque no aclara que esta favorable situación se viene reproduciendo en los últimos 18 años).

Profundizando, el consultor reconoce que “los ingresos operativos crecieron (…) por encima de los gastos operativos”: esto significa que hay mayor disponibilidad de fondos propios para sostener la Obra Pública. No en vano Formosa construyó 1.371 escuelas, siendo la provincia que más obras educativas llevó adelante en los últimos 4 años, con más de 200 obras de salud, 2.000 kms. de fibra óptica soterradas, 2.200 kms. de rutas pavimentadas y 13.500 kms. de líneas eléctricas tendidas, a pesar de no haberse visto beneficiada por transferencias de capital por el Gobierno anterior de la alianza Cambiemos, como sí lo fueron otras provincias del NEA.

Aún bajo la coyuntura de grave crisis económica impuesta por el Gobierno neoliberal de Mauricio Macri, el Gobernador Gildo Insfrán ha sabido administrar los recursos provinciales, de tal manera que la senda de desarrollo y los indicadores socioeconómicos continuaron en tendencia positiva y de mejora.

Las políticas sociales implementadas en Formosa para paliar la crisis tiene su correlato en la mejor distribución del ingreso del Norte Grande que se evidencia en el 0,33 medido por el Coeficiente de Gini (haciendo efectivo aquel apotegma de que nadie se realiza en una Comunidad que no se realiza) mientras que el promedio nacional se ubica en 0,44.

Otro indicador social como el salario promedio del sector privado, muestra que a septiembre de 2019 los trabajadores formoseños percibían un monto de $ 36.462, el segundo más alto del Norte Grande según estadísticas del Ministerio de Trabajo de la Nación. Y en el sector público, los trabajadores formoseños fueron objeto del mayor incremento salarial del país (+42%).

Una de las acciones más importantes de la gestión económica del Gobernador Insfrán fue la política soberana de desendeudamiento que ha permitido sostener el superávit fiscal y afianzar la independencia económica. Al día de hoy, por ejemplo, el peso de la deuda pública provincial sobre el Presupuesto 2019 solamente representa el 0,7% del total.

Esto confirma la solidez del Modelo Formoseño, echando por tierra los argumentos del consultor y dejando entrever la sana situación fiscal de Formosa, sobre todo si lo comparamos con el escenario que enfrentan provincias sumamente endeudadas (sobre todo en dólares) como las provincias del Chaco, Buenos Aires, Córdoba y Jujuy.

Los comentarios sobre la “fuerte asistencia social” y el “escaso gasto de capital” que hace Pegoraro, no tienen fundamentos que respalden sus posteriores reflexiones acerca de la situación real de Formosa y de la obligación a reformular su política económica. La insistencia sobre el gasto de personal y la virtual dependencia de fondos nacionales, hace entrever el posicionamiento político del columnista y su inclinación hacia las recetas fallidas de la ortodoxia liberal.

La realidad es que el continuo proceso de desarrollo que el Modelo Formoseño viene impulsando desde el año 1995 hasta hoy, queda demostrada tanto en el fuerte avance de la infraestructura educativa, habitacional, sanitaria, vial, hídrica, energética, productiva y de comunicación, como en los muy favorables índices de descenso de las tasas de repitencia, de mortalidad infantil y de mayor acceso al agua potable, entre otros.

Todo lo demostrado hasta aquí ratifica que el Modelo Formoseño es la hoja de ruta más acertada para que los intereses de realización de los formoseños se vean cumplidos y el bien común se alcance mediante la Justicia Social.