Compartir

Una amena y alegre jornada se vivió ayer en el Hospital de la Madre y el Niño, que congregó a niños prematuros, familiares y personal de salud que trabaja con tesón y alta cuota de humanidad en pos de la salud y el bienestar de estos niños

En el hospital de la Madre y el Niño se llevó a cabo la conmemoración central por el Día Mundial del Prematuro, fecha que promueve la importancia del tratamiento especial que debe brindarse a los niños nacidos antes de término para favorecer en ellos un buen desarrollo y calidad de vida.

En el marco de esta celebración tuvo lugar la “fiesta del prematuro” a partir de las 10 hs en la que se compartió un desayuno con los presentes y múltiples entretenimientos que involucraron a los niños, familiares y miembros del equipo de salud que se desempeña en el cuidado del recién nacido neonatal y seguimiento de los prematuros.

La animación del espectáculo infantil que se brindó a los niños estuvo a cargo de payasos y títeres que, en el contexto festivo, aprovecharon para promover en los adultos los cuidados fundamentales que deben recibir los bebés nacidos antes del término.

Las múltiples actividades fueron coordinadas y organizadas por el Programa del Recién Nacido de Riesgo dependiente del Ministerio de Desarrollo Humano provincial, con quienes además colaboraron distintos servicios y equipos de salud de este hospital, que durante todo el año trabajan denodadamente para dar a estos niños un abordaje integral.

“Pasamos una muy linda mañana con la concurrencia de muchos de nuestros pacientitos que se alegraron con los títeres, payasos y que disfrutaron de los juguetes y otras sorpresitas que les entregamos para festejar con ellos su día”, aseguró la responsable del citado programa, pediatra Marilú Benítez.

La campaña 2016 de la Semana del Prematuro que dio inicio el pasado lunes y que culmina hoy 18 de noviembre, se enfoca especialmente en el derecho que tienen los bebés prematuros a recibir cuidados de enfermería de alta calidad, orientados a proteger su desarrollo y centrados en la familia.

Además, como cada año, la cartera de salud pública provincial a través de los distintos efectores que componen la red sanitaria, ubicados en capital e interior, profundiza durante estos días, la importancia de los controles durante el embarazo para llegar a término en el momento indicado, así como también de los demás derechos que se contemplan en el decálogo del prematuro.

Al respecto, la doctora Benítez remarcó “Lo ideal es que todos los niños nazcan en el tiempo gestacional determinado, para que complete un desarrollo adecuado en la panza de la mamá y así se eviten complicaciones. Por eso insistimos en los controles estrictos durante el embarazo para prevenir que ocurran los nacimientos antes de término”.

Sin embargo destacó que “si esto no pudiera evitarse y el embarazo ocurriera antes de lo indicado por razones de fuerza mayor, la familia y la comunidad debe saber que el niño recién nacido requiere de cuidado y atenciones especiales, tanto de las personas que lo rodean como de los equipos de salud para que su crecimiento sea bueno y pueda gozar de buena salud en sus primeros años y en el resto de su vida adulta”.

Testimonio de los padres

El señor Antonio, oriundo de la localidad de Ingeniero Juárez  y papá de un niño prematuro de 1 año de edad comentó que el embarazo de su esposa fue de alto riesgo y que a pesar de los estrictos controles y el seguimiento que le realizaron los médicos, el embarazo culminó a las 32 semanas.

“Pero gracias al gran trabajo de los profesionales de neonatología del Hospital de la Madre y el Niño recuperaron la vida de mi pequeño que estuvo sin signos vitales más de 10´. No hay palabras para describir ese momento. No hay nada que yo pueda hacer para devolverles todo lo que nos brindaron desde la salud pública desde el momento que mi esposa quedó embarazada hasta que nació mi bebé que hoy está muy bien y sobre todo es muy feliz”, expresó Antonio con emoción.

Y agregó “Agradezco profundamente a todos por lo que hicieron por mi hijo. Gracias infinitas al gobierno provincial por permitir que en nuestra provincia tengamos el mejor servicio de neonatología, al Ministro de Desarrollo Humano, José Luis Décima por llevar adelante una gestión que está reflejado en este tipo de cosas  maravillosas, al personal del hospital y sobre todo a los que día a día cuidan de nuestros hijos en neonatología”.

Seguidamente, otra mamá, Analia, del barrio Cono Sur de esta capital describió su experiencia. “Tuve un embarazo con muchas complicaciones y a las 32 semanas mi bebé ya quería nacer y lo hizo con 1.700 kg. Lo internaron en neonatología durante un mes hasta que llegó a los dos kilos y me lo pude llevar a casa”.

Y también con profunda gratitud concluyó “Ahora mi niño se encuentra muy bien, pesa 9 kilos; así que la felicidad y alegría que siento por tenerlo conmigo y sanito es inmensa. Toda mi familia y yo especialmente queremos agradecer a este hospital por el gran equipo humano que tienen, que no solo cumplen con su trabajo específico sino que también se ocupan de contener,  apoyar y hacer todo lo posible para salvar la vida de los bebés que nacen con la condición de prematuros”.