Compartir

Unas veinte familias del paraje Campo Alegre, ubicado al sur de Pozo del Tigre recibieron ayer la llegada del agua potable a través de cañerías subterráneas, gracias a una obra impulsada por el gobierno provincial a través del SPAP.

Según se explicó se trata de dos perforaciones con bombas sumergibles que impulsan unos 5 mil litros de agua por hora y distribuyen el agua por cañerías tanto a las familias, como a la Escuela, Comisaría y la capilla local.

El intendente de Tigre Alfredo Andrés de Young acompañó a los vecinos y celebró junto a ellos esta obra, que según dijo fue gracias a una promesa del gobernador Gildo Insfrán. Hizo extensivo su agradecimiento al titular del Servicio Provincial de Agua Potable (SPAP), Julio Vargas Yegros.

“Se pueden imaginar con la alegría que la gente recibió esta obra del gobierno provincial, a través del SPAP. Se trata de un paraje distante a 30 kilómetros de la localidad, le llevábamos agua en camión, reparto casa por casa, incluida la Escuela-albergue, una capilla donde descansan los restos del padre Raúl Scozzina” relató.

Comentó que durante una reunión con el primer mandatario le manifestó su preocupación por esta comunidad y él “en ningún momento dudó, me dijo que me quede tranquilo, que harían un plan. Me llamó el ingeniero Julio (Vargas Yegros) del SPAP, se hizo el relevamiento, perforaciones, sacamos agua dulce, se pusieron dos bombas sumergibles, cada una da 3 mil litros/hora y se la reguló en 2.500 litros a cada perforación, entonces estamos dando 5 mil litros/hora”.

Dijo que con una retroexcavadora la obra continuó con la instalación de cañerías a todas las casas e instituciones del paraje, beneficiando a unas 20 familias.