Compartir

Este martes a media mañana en el seno del Consejo Federal de Inversiones, ministros de Economía y legisladores nacionales de provincias justicialistas, se reunirán a efectos de aunar una postura sobre reformas pretendidas en torno a la coparticipación federal de recursos, el impuesto al cheque, los Aportes del Tesoro Nacional (ATN), el Fondo del Conurbano y el reparto de la obra pública.

Medios nacionales daban cuenta de que en lo grueso, se trata de dos grandes asuntos. El primero es para proponerle al Presidente que le busque una solución política al Fondo del Conurbano. Aquí Formosa fue claro y en coincidencia con los demás estados, ratificando que no resignará fondos que le corresponden a la administración provincial y que Buenos Aires reclama.

El segundo es la ley de Presupuesto 2018 que, según los gobernadores, implica recortes para las provincias: desde los fondos extra coparticipación de La Rioja al congelamiento de la partida para compensar a las cajas previsionales. También el Fondo de la Soja y el revalúo de activos que no se está coparticipando.

En la reunión de gobernadores de la semana pasada, el primer mandatario formoseño, Gildo Insfran, estuvo acompañado por el ministro de Economía, doctor Jorge Oscar Ibáñez.

Se anticipa que los ministros de Economía y legisladores de las provincias con el propósito de elaborar un documento único sobre el proyecto del  presupuesto nacional para 2018  y el  paquete de leyes que prevé enviar al Congreso de la Nación el PEN, temas que serán abordados  con una óptica federal.

Sobre el tema de la coparticipación federal, los gobernadores recordaron que si bien es cierto cuentan con propuestas superadoras para que a la Argentina le vaya bien, no están dispuestos a resignar mi un solo peso de lo que les corresponde a cada una de sus provincias.

Recordaron que las provincias históricamente fueron resignando recursos a favor del gobierno central a tal punto que en la actualidad el presupuesto nacional esta invertido ya que el 58% es para la Nación y el 42% restante queda para las provincias.

Insisten en que eso es lo que hay que revertir porque de lo contrario se genera una asimetría que torna inviables a la totalidad de las provincias argentinas.