En el Instituto Politécnico se forman jóvenes para atender las demandas de la comunidad, sostuvo Princich

Compartir

La institución tiene aprobados tres proyectos de innovación y formación para ser trabajados.

El ingeniero Lino Princich, director de Promoción y Vinculación Científica y Tecnológica, de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la provincia, brindó detalles sobre el avance del trabajo científico y tecnológico en Formosa y la formación de jóvenes profesionales que se desenvolverán en este ámbito.

En comunicación con AGENFOR explicó que al Polo Científico y Tecnológico se lo concibe como “un órgano que trata de poner en valor los conocimientos científicos y tecnológicos, además de interactuar con emprendedores locales”.

Y puso de relieve que “el gobierno de la provincia de Formosa define las políticas estratégicas tratando desarrollar proyectos en donde el conocimiento sea un factor fundamental en los emprendimientos”.

Por eso, la formación de los recursos humanos es la base más importante del Polo Científico y Tecnológico, explicó, añadiendo que las carreras que se ofrecen están pensadas para responder a las demandas de la sociedad formoseña. 

En este sentido, recordó que el edificio del Instituto Politécnico está en plena construcción, razón por la cual se utiliza el del Polo Científico para el dictado de las clases de las cuatro ofertas académicas que se ofrecen actualmente: Tecnicatura en Mecatrónica, en Desarrollo de Software, en Química Industrial y en Telecomunicaciones.

Enfatizó que esta formación académica responde a “un modelo de gestión política que lleva a cabo el gobernador Gildo Insfrán”, destacando que así atiende las necesidades de los formoseños, es decir “forma a los jóvenes para atender las demandas de la comunidad, pero focaliza en las habilidades que se requieren en los empleos del presente y del futuro”.

Manifestó a su vez que la modalidad de formación es “intensiva, donde se da lugar exclusivo a la formación profesional, porque pasan ocho horas de estudio y luego regresan a sus casas”.

Así, remarcó que el mercado laboral es “demandante y volátil”, porque los profesionales deben capacitarse permanentemente.

Y precisó que los trabajos finales que deben realizar los estudiantes están relacionados justamente a “demandas concretas”, como las necesidades de los pequeños productores rurales, que se vuelve muy importante porque son ellos los que demandan tecnología para mejorar las condiciones de vida y de producción, ejemplificó.

Proyectos de formación

Además, señaló que en Formosa hay tres proyectos federales de innovación aprobados y financiados por el Consejo Federal para ser trabajados.

Uno lo presentó el Instituto Politécnico, se trata de producir válvulas blender que es demandado por el sistema hospitalario, precisó; el otro relacionado a mejorar las capacidades de diagnósticos de las actividades que realizan en este centro; y uno más sobre las capacidades de análisis de los distintos alimentos para la producción animal.