Compartir

A su vez, se abarcó a diversas localidades del oeste provincial, llegando a las clases 1961 a 1990.

En la continuidad de la Campaña Provincial de Vacunación contra el COVID-19, este viernes 11 se cumplió con éxito otra jornada intensa de inoculación tanto en la ciudad capital de Formosa como en el interior provincial, comprendiendo a localidades del oeste.

De esa forma, en base a estrictos criterios sanitarios y epidemiológicos de incidencia del virus, el Gobierno de Formosa avanzó con la inmunización de más comprovincianos a través de múltiples operativos.

En Formosa Capital, la actividad comprendió a las personas con factores de riesgo de las clases 1991 a 2003, quienes recibieron su primera dosis contra el COVID-19.

Cabe recordar que la primera jornada se había realizado el pasado martes 8.

En ese contexto, desde la EPEP N° 179 en el barrio Don Bosco, una de las sedes habilitadas, la licenciada Patricia Pastor, voluntaria militante, sostuvo en diálogo con AGENFOR que allí con normalidad se desarrollaron las actividades.

Al estar acompañando a los voluntarios por la salud y la vida, valoró el trabajo que este grupo viene haciendo en cada operativo, siendo un apoyo muy importante al personal de salud, ya que se encargan de recibir a las personas y además de hacer el registro de datos para luego ser inoculadas.

“Debido a que dentro de las patologías contempladas como grupo de riesgo algunas requieren de que la persona asista con sus tutores, entonces tratamos de agilizar el trámite para que la gente no tenga que esperar mucho tiempo”, comentó.

A su vez, pidió a la comunidad “seguir cuidándose”, ya que más allá de que la vacuna “nos proteja” ante la posibilidad del contagio, es fundamental  “usar correctamente el barbijo, lavarnos las manos frecuentemente con alcohol en gel y mantener el distanciamiento social”, recalcó.

Por último, también resaltar la participación de estudiantes del quinto año de la carrera de Nutrición de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), quienes hicieron certificados de índice de masa corporal para aquellas personas que se iban a vacunar.

Interior

Por su parte, en cuanto a la vacunación en el interior, la misma se desplegó en las localidades de El Chorro, Barrio San Miguel, El Potrillo, Núcleo San Martín, La Brea, El Quebracho, El Divisadero, Lote 8, Tucumancito, Santa Teresa, María Cristina, Pozo de Maza, Sombrero Negro y La Rinconada.

En todas estas comunidades del oeste formoseño, este viernes se estuvo inmunizando con la primera dosis contra el coronavirus a las personas nacidas en las clases 1961 a 1990, una tarea que se continuará en esa misma región este sábado 12, abarcando a la franja etaria que corresponde a las clases 1991 a 2003, de acuerdo a lo anunciado por el Ministerio de Desarrollo Humano.

Con una masiva concurrencia, los beneficiarios celebraron la oportunidad de ser vacunados, inclusive se vivieron momentos muy emotivos cuando una abuela longeva de nombre Feliza, con 101 años, del paraje El Hacha, comunidad originaria ubicada en cercanía a la localidad de María Cristina, recibió la vacuna en el vehículo que la transportaba.

Asimismo, en el caso de Lote 8, a la Escuela N° 497 que estaba prevista como sede, también se sumó el centro de salud, para de esa forma repartir las tareas a los fines de evitar aglomeraciones de las personas. 

En la comunidad de Santa Teresa, quienes se inocularon también lo vivieron con enorme alegría. Fue el caso de un vecino que manifestó a la Agencia que “esperaba con ansiedad la vacuna, estoy muy contento y feliz; también se vacunó mi señora”.

Por último, en ese mismo sentido, autoridades educativas de la EPEP 284, establecimiento que concentró la campaña en esa comunidad, expresaron su satisfacción por el avance de la vacunación y destacaron que la comunidad cada vez tiene mayor interés por aplicarse la vacuna.