Compartir

Mujeres de la localidad de Pastoril fueron beneficiadas con estudios de diagnóstico por imagen llevados adelante por la Red de Ecografías dependiente del ministerio de Desarrollo Humano formoseño con el objetivo de fortalecer la calidad de las atenciones y cuidar la salud integral de la población femenina que habita en cualquier punto del territorio.

Dichas prácticas alcanzaron a embarazadas y mujeres en general como parte de “los controles prenatales periódicos” y al mismo tiempo “para detectar de forma temprana alteraciones o patologías ginecológicas que colaboren en el diagnóstico temprano y la indicación del tratamiento adecuado por parte del equipo de salud”, explicaron referentes de la Red.

Acercar múltiples servicios y prestaciones a las mujeres es una de las premisas fundamentales del Gobierno de la Provincia, implementadas mediante estrategias y acciones necesarias desde la cartera sanitaria. Las mismas son destinadas principalmente a promover la salud y prevenir enfermedades, basándose en el control, seguimiento y tratamiento.

Acerca de las acciones concretadas en esta nueva recorrida por la localidad de Pastoril, los médicos explicaron que “Contribuimos al control periódico que deben hacerse las embarazadas y mujeres de distintas poblaciones del interior. Y lo hacemos de forma articulada y coordinada con el equipo de salud de cada hospital local”.

El diagnóstico por imágenes es una técnica muy efectiva a la hora de realizar controles en embarazadas y en otros casos detectar “precozmente patologías para un tratamiento inmediato, oportuno y que tiene una alta incidencia en la posibilidad de sobrevida de enfermedades severas como por ejemplo el cáncer”.

“Hoy realizamos más de 25 ecografías que fueron programadas días atrás por los colegas locales, a quienes apoyamos permanentemente para que las mujeres que habitan la colonia estén al día con sus controles”, señalaron. Añadiendo que “en el caso de las embarazadas es un aporte importante para monitorear la evolución de  la gestación y tener un registro de que todo se desarrolla bien y  se encamina a un embarazo a término con la mamá y el bebé en óptimas condiciones de salud”.

Pero más allá de resaltar el papel preponderante que tiene este tipo de estudios en la salud integral de las mujeres en general, desde el equipo de la Red valoraron “los demás cuidados que deben tenerse y que son difundidos siempre por los médicos y el equipo de salud”. Entre ellos destacaron los hábitos saludables: alimentarse sanamente y beber mucha agua, consultar al médico periódicamente, aplicarse todas las vacunas del calendario en tiempo y forma, realizar actividad física regular.