Compartir

Leo con asombro declaraciones del Dr. Roberto Benito Aranda, ex convencional constituyente y ex Diputado por la UCR, y me tomo el atrevimiento de contestarle en mi carácter de Congresal Titular del Partido Justicialista de Formosa.

Acusar al Gobernador de todos los formoseños de “violar sistemática e impunemente a  la constitución provincial” es un agravio y ofensa que no se puede dejar pasar. Decir que la Constitución obliga a llamar a elecciones a Vicegobernador es malinterpretar totalmente la Carta Magna provincial o desconocerla.

La Constitución provincial en su artículo 134 reza que “El Vicegobernador es el Presidente Nato de la Legislatura, y reemplaza al Gobernador por el resto del período legal en caso de muerte, destitución o renuncia….”. Y en su artículo 135 continúa “En caso de renuncia, destitución o inhabilidad permanente o declarada del Vicegobernador, las funciones del PODER EJECUTIVO serán desempeñadas por el Presidente de la Legislatura hasta tanto se proceda a nueva elección…”. O sea que un artículo es continuación del otro, y en ningún caso dice, ni deja a libre interpretación, que se deba llamar a elecciones por el fallecimiento del Vicegobernador, habla claramente del Poder Ejecutivo y no del Legislativo. Es por eso que como ataque a la persona del Gobernador no sólo es bajo sino que también burdo.

Habla también de perpetuidad con complicidad de todos los sectores políticos obviando y olvidando adrede que hubo un plebiscito para reformar la Constitución, y que es el Pueblo de la Provincia el que elige libre, convencido y esclarecidamente a quien considera su mejor representante. Si existiera un “neo feudalismo” que ostenta la suma del poder público y político, no tendría razón de ser el Poder Judicial, el Poder Legislativo, el Círculo de Legisladores, los Partidos Políticos, etc.

No escribo con el ánimo de confrontar, sino que expongo mi opinión en cuanto al fondo de la cuestión.

Luis “Beto” Sebriano

Congresal Titular del Partido Justicialista