Compartir

El director del hospital Central de Formosa, doctor Mario Romero Bruno reveló datos estadísticos acerca de la cantidad de pacientes que migran desde el sector privado al público en busca de respuestas a sus demandas de salud, debido al crítica situación económica que afecta a todo el país como consecuencia de las políticas nacionales aplicadas.

“Desde el 2015 al 2019 se triplicó la cantidad de pacientes provenientes de distintas obras sociales que fueron atendidos por consultorios externos en el hospital central. Cerramos el 2015 con una cifra de 10.520, en tanto que solo en el primer semestre de 2019 fueron atendidos 15.200 y esto hasta fin de año tiene una proyección de llegar a 30 mil”, detalló.

Las causas puntuales pueden ser varias, sin embargo “todas se deben al impacto económico en el bolsillo de la gente. Primero que las crisis económicas siempre traen un aumento de los problemas de salud en general. Segundo que atenderse en el sistema público los gastos son absorbidos por el gobierno provincial por lo que es absolutamente gratuito para el paciente, hasta inclusive la provisión de medicamentos. Y tercero que la oferta del sistema privado puede encontrarse superada, sobre todo en el caso de los contratos que tiene el PAMI con las clínicas privadas”, señaló Mario Romero Bruno.

El incremento inflacionario acarreó un progresivo aumento de precios en los costos de las obras sociales prepagas y la importante suba de aranceles que deben abonar los pacientes que no poseen obra social para recibir prestaciones de salud en el sector privado.

Dicha cuestión se agudiza para los adultos mayores, quienes debido a la deficiente o casi inexistente respuesta que ofrece el PAMI a sus afiliados, solo encuentran respaldo a sus problemas de salud en el sistema sanitario público.

Al respecto Romero Bruno indicó que en el 2014  fueron atendidos cerca de 9 mil pacientes afiliados del PAMI. “Hoy podemos decir que el incremento es realmente exagerado. En el 2018 el número ya se elevó a 16 mil, en tanto que en el primer semestre de 2019 ya alcanzó 18 mil y tiene una proyección de llegar a los 20 mil. Actualmente tenemos entre 15 y 20 pacientes internados de PAMI por día, lo que equivale a un pabellón de internación para nuestro hospital. Esto representa entre el 10 y el 20% de nuestra capacidad de internación”, aseguró.

Estos factores determinan que a lo largo y ancho del territorio provincial,  un gran número de pacientes migre hacia el sistema público en búsqueda de atenciones, consultas, interconsultas, estudios complementarios, internaciones, medicamentos y otras tantas prestaciones que encuentra en un sistema de salud organizado y articulado en efectores de atención de complejidad creciente, que atiende a todos por igual, cuenten o no con obra social.

“El sistema público de salud nunca dice que no, siempre tiene las puertas abiertas. Todos los pacientes que llegan tienen un lugar para ser atendidos. Es sorprendente el aumento de atenciones que hemos tenido en estos últimos años y al mismo tiempo es igualmente sorprendente la capacidad de respuesta a esta situación”, indico Romero Bruno.

“Esto habla de la excelente gestión de parte del sistema público de salud provincial. Frente a la aguda crisis económica, estamos en una isla en la que ni siquiera faltan medicamentos, aun los especiales y los de alto costo que siguen siendo entregados gratuitamente a los pacientes que los necesitan”, valoró el funcionario.

Hospitales y centros de salud de toda la provincia reciben diariamente a pacientes provenientes de la esfera privada, sumado a que en el oeste provincial los servicios y prestaciones de salud se disponen de manera exclusiva desde el área pública. Exclusividad que también se ve reflejada en las atenciones de alta complejidad, ya que en toda la provincia dicha cobertura es brindada únicamente por el Hospital de Alta Complejidad “Pte. Juan Domingo Perón”, distinguida institución a nivel regional y nacional.