Compartir

Se concretaron  nuevas acciones sanitarias en terreno para ampliar la cobertura de salud a las familias del Lote 111

Un equipo interdisciplinario de la salud integrado por pediatras, odontólogos, vacunadores, obstetras, enfermeros y agentes sanitarios del centro de salud “Luis María Codda” del barrio Liborsi ubicado en la zona sur de la ciudad, realizó una nueva recorrida casa por casa mediante la cual se brindaron atenciones y se otorgaron turnos con otros especialistas.

En este sentido, desde la organización explicaron “Cada vez que recorremos las casas de los vecinos, evaluamos la salud de cada uno de los integrantes de esa familia, les brindamos atenciones y si consideramos que alguno de ellos necesita una atención más específica, les programamos un turno en el centro de salud o en alguno de los hospitales de referencia provincial”.

“Si bien brindamos atención a todos, hacemos hincapié en niños, embarazadas y adultos mayores o personas que tengan factores de riesgo como diabetes, hipertensión, obesidad, entre otros”, comentaron los profesionales.

Durante la jornada, vacunadores controlaron los carnets de vacunas para los pacientes de todas las edades: niños, adultos y adultos mayores con la aplicación de dosis y esquemas faltantes contemplados en el calendario de vacunación vigente.

Además, se dialogó con las familias para informar y concientizar sobre múltiples hábitos saludables que tienden a mejorar y mantener una buena saluda nivel general. Entre dichas prácticas diarias se puntualizó en: incorporar una alimentación saludable, acudir a la consulta médica periódica, desarrollar hábitos de higiene domiciliarios y una serie de medidas útiles para prevenir la aparición de varias enfermedades.

Del mismo modo, se promovió en las madres de niños pequeños “sobre todo de recién nacidos hasta los 6 meses de vida” la importancia de la lactancia materna como el alimento exclusivo –de ser posible- que debe darse en esta edad, lo cual constituye otra de las medidas fundamentales “para fortalecer y preservar la salud”, y que de ser posible debe extenderse hasta los 2 años de vida con la incorporación progresiva de alimentos sólidos a partir de los 6 meses “que deben ser indicados por el pediatra”.